La revancha de Wilson Morelo

El delantero cordobés anotó los tres tantos de la victoria santafereña sobre Colo Colo de Chile en la Copa Libertadores.

Cristian Garavito - El EspectadorWilson Morelo, delantero de Independiente Santa Fe.

En el momento en que la pelota ingresó en el arco sur del estadio El Campín de Bogotá, Wilson Morelo corrió hacia la bandera del tiro de esquina ubicada en la tribuna suroccidental. Se arrodilló, extendió los brazos y con la mirada hacia el cielo recordó a William Morelo, su hermano mayor —asesinado el 27 de julio de 2009 en Montería por sicarios que le dispararon porque lo confundieron con un integrante de bandas criminales—. El delantero cordobés acababa de abrir el marcador a favor de Santa Fe a los 35 minutos de la primera parte en el partido contra Colo-Colo de Chile por la segunda fecha del grupo I de la Copa Libertadores.

La escena se repitió dos veces más en la noche del pasado jueves y Morelo salió como la figura de la cancha, la hinchada cardenal reconoció su esfuerzo y demostró que está consolidando su nivel en el equipo que dirige Gustavo Costas con el triplete conseguido ante el equipo chileno.

Sin embargo, no todo ha sido fácil en su carrera y antes de alcanzar el nivel que está exhibiendo desde junio de 2014, cuando arribó al equipo rojo bogotano, pasó sin pena ni gloria por ocho equipos.

En 2003, cuando sólo tenía 16 años, Morelo debutó en el Bajo Cauca Fútbol Club, conocido hoy como Águilas Doradas de Pereira. Allí permaneció tres años; además, compartió y aprendió de jugadores a los que admiraba, como René Higuita y John Jairo Tréllez. Los 19 goles que anotó en la B hicieron que Envigado se fijara en él en 2006.

En el cuadro naranja no tuvo los minutos suficientes para mostrar su fútbol y rápidamente viajó a Bogotá a probarse con Millonarios. En el cuadro embajador contó con el respaldo de Juan Carlos Osorio, quien en ese momento era el técnico. A pesar del apoyo, Morelo salió del conjunto embajador en el momento en que el entrenador risaraldense terminó su contrato con el equipo.

La Liga Mexicana también le fue esquiva a Morelo y luego de un año con a los rayados, en los que sólo anotó tres goles, Santa Fe de Bogotá decidió repatriarlo.

En nueve meses, el jugador de 27 años llegó a 20 goles con la camiseta santafereña y espera que sean muchos más. Ya consiguió un título de Liga y otro de Superliga y ahora sueña con la Libertadores.

Su siguiente destino fue Cali. Llegaba a defender los colores del América y fue parte del equipo que se coronó campeón en 2008. Jugó algunos minutos y poco a poco se iba ganando un puesto en la alineación titular. A pesar de que empezaba a anotar goles y a gustar por su juego entre los fanáticos del rojo vallecaucano, vivió el infierno del descenso y la crisis económica de la “mechita”, que propiciaron su salida.

De ahí en adelante, pasaría por Atlético Huila, Tolima y Equidad, obteniendo en este último destacadas actuaciones. Su buen desempeño en el equipo bogotano hizo que los rayados de Monterrey se fijaran en él y para la temporada 2013 se vinculó al balompié mexicano.

“Hemos dado un paso muy importante en la Libertadores con la victoria 3-1 sobre Colo Colo, pero debemos tener los pies sobre la tierra porque aún no hemos ganado nada. Es momento de disfrutar y darle la honra a Dios por el ”, aseguró el goleador, que parece haber encontrado el camino del gol.