Saben más por viejos...

Los jugadores experimentados como Jairo ‘El Tigre’ Castillo, en América, Máyer Candelo, en Millonarios y Hamilton Ricard, en el Quindío se han robado el show en el torneo nacional.

Los futbolistas no necesitan lucir como ancianos para ser considerados como viejos. Incluso, por estos días en Colombia, más de uno de esos de treinta y pico es tildado de veterano. Acaso hace unos años se hubiera podido armar una buena selección con los experimentados que hoy andan en el rentado: Juan Carlos Henao en el arco; Jersson González, Samuel Vanegas y Gerardo Bedoya, en la defensa; Jorge Banguero, Fredy ‘El Totono’ Grisales, Néider Morantes, Máyer Candelo y Arnulfo Valentierra, en el medio; y Jairo ‘El Tigre’ Castillo y Hamilton Ricard, en el ataque. Muchos años juntos, también mucho talento.

En las últimas semanas se ha suscitado el debate sobre los jugadores experimentados en el fútbol colombiano, precisamente porque ellos han sido figuras en sus equipos. Juan Carlos Henao, portero del Once Caldas y el más veterano del campeonato con 39 años, le atajó hace dos fechas un penalti a Roberto Polo de la Equidad. El delantero del Quindío Hamilton Ricard, de 37, le anotó una tripleta a Millonarios en la reciente jornada. Y ‘El Tigre’ Castillo, de 33, acumula tres tantos en línea con su equipo, el América de Cali.

Ya no son los pelados de antes. Henao tiene unas cuantas canas de más que cuando le atajó ese penalti a Franco Cángele (de Boca Juniors de Argentina), en la final de la Copa Libertadores de 2004, que significó el título continental para el Caldas. Ya es más viejo… “pero ahí sigue, ayudándonos a motivar a los muchachos, a aconsejarlos. Es casi como un técnico, un padre. Así como Arnulfo Valentierra, quien con 37 años sigue siendo un buen jugador y buen elemento en el camerino”, dice Carlos Osorio, el médico del Once.

El trotamundos Hamilton Ricard (13 clubes, de 10 países diferentes en su carrera) llegó este semestre al Quindío, acaso el equipo más joven del torneo: paradójico. Sin embargo, sus años pesan más que la velocidad de sus compañeros y es ficha inamovible del técnico Fernando ‘El Pecoso’ Castro. “Uno hace la fácil, no hay necesidad de correr tanto. La cédula no juega y creo que nosotros los experimentados estamos haciendo un buen papel en el torneo”, asegura el chocoano, quien debutara en el Deportivo Cali en 1995.

Eso de hacer la fácil, como dice Ricard, le sale como anillo al dedo a Néider Morantes (36 años), que sólo le basta con unos pases perfectos, un par de goles de pelota parada y un puñado de cobros desde el punto del penal para ser figura en el semestre en el Envigado.

En el Pereira, a su vez, otros se ganaron la titular una vez llegaron este semestre: Elkin Murillo, de 34 años y Fredy ‘El Totono’ Grisales, de 36. “Nosotros, sin embargo, seguimos contagiados de la alegría de los jóvenes pero, a diferencia de ellos, sufrimos más anteriormente. Antes sufríamos para debutar, para anotar. Por eso ahora tenemos diferencia con ellos y hasta los sobrepasamos”, asegura Grisales, quien debutó en Atlético Nacional en 1998.

Los jugadores experimentados se han robado la atención de este torneo colombiano y eso que hace unos semestres Anthony ‘El Pipa’ De Avila dejó el fútbol a los 45 años. Ahora hay otros que se confunden entre los jóvenes porque siguen dando pelea. El delantero y el volante de Santa Fe, Sergio Galván Rey (38 años) y Gerardo Bedoya (35); los jugadores del América, Jorge Banguero (36) y Jersson González (36); el central Samuel Vanegas (35’) y el atacante Néstor ‘Palmira’ Salazar (37), ambos en el Itagüí; el delantero Iván ‘La Champeta’ Velásquez (35’); el volante de Cúcuta, Jorge Bolaño (34’); así como el defensa del Cali Gonzalo Martínez (35’) y el armador de Millonarios Máyer Candelo (34).

El talentoso 10 de Millonarios sí que hace diferencia. Sin correr mucho, sólo poniendo pases exactos, se sigue destacando. “Aquí no existe la edad, acá hay condiciones. Cuando eso se te acabe, va a ser difícil destacarse, pero mientras tengas las ganas, el amor propio, el deseo de sentirte joven, siempre vamos a figurar. Afortunadamente, hoy estamos marcando diferencias con nuestro talento”, dice el vallecaucano.

Más sabe el diablo por viejo que por diablo, dirían todos estos guerreros de mil batallas que siguen siendo figuras en sus clubes. Este viernes que inicia la duodécima jornada de la Liga Postobón será un simple pedacito de su larga trayectoria en el fútbol.