Santa Fe ganó, pero no convenció

El equipo cardenal venció 2-0 a Fortaleza en su debut en la Liga Postobón 2014 - II.

Luis Carlos Arias celebra el segundo gol del partido. / Gustavo Torrijos

La presentación oficial en la Liga Postobón, de Gustavo Costas como técnico de Independiente Santa Fe, fue este domingo en el estadio El Campín de Bogotá. La pretemporada había sido exitosa con ningún partido perdido, pero había que ratificar ese buen rendimiento en el torneo oficial, y aunque ganó 2-0, dejó ver que aún hay mucho por mejorar. Ante unos 8.000 espectadores el equipo del técnico argentino mostró algunos aspectos positivos, pero se notó la falta de trabajo. Vale la pena resaltar el constante pedido de Costas para que los jugadores no toquen tanto para atrás, sino que sean verticales o que cuando suelten el balón busquen espacios libres para recibir. Son conceptos que seguramente llevarán a este equipo a ser protagonistas del torneo.

La principal novedad de este Santa Fe, respecto al del semestre anterior, es la línea de tres volantes de marca, compuesta por Yulián Anchico por derecha, Daniel Torres en el medio y Luis Manuel Seijas por el costado izquierdo. Eso le da en la mitad mayor equilibrio al equipo y un fútbol más dinámico, porque realmente el único recuperador neto es Torres, sus compañeros son una especie de volantes de ida y vuelta que cada vez pasan a zona de ataque y buscan juntarse con Ómar Pérez o Wilson Morelo y Michael Rangel, los dos delanteros que no son estáticos sino que están en constante movimiento.

Este domingo no pudo jugar por sanción el lateral izquierdo Dayron Mosquera, así que en su posición lo hizo Juan Daniel Roa, quien a pesar de jugar con perfil cambiado se notó muy cómodo dentro del terreno de juego y cumplió con un gran partido.

Santa Fe salió con la iniciativa, sin embargo, no fue claro. Fortaleza fue un equipo que se resguardó bien y no dejó a los jugadores del equipo cardenal tocar con facilidad, por lo que se vieron obligados a constantemente salir jugando con pelotazos, que por lo general terminaron en posesión del equipo contrario. Claro que cada vez que Santa Fe intentó asociarse en los últimos tres cuartos de cancha generó peligro. Precisamente, de esa manera, llegó el primer gol del partido. Tal como lo había exigido Costas a lo largo del juego, pedía que el lateral tocara y hacia el medio se demarcara y corriera al fondo. Así fue: Otálvaro tocó con Wilson Morelo, quien le devolvió el pase y de primera centró a ras de piso para que el delantero que llegó como refuerzo para este semestre venciera a William Buenaños y pusiera el 1-0.

El partido siguió igual hasta que en los minutos 62 y 65 el árbitro Wílmar Roldán expulsara por doble amarilla a Álex Jaramillo y Fram Pacheco. Ahí, con inferioridad numérica, Fortaleza se metió atrás y Santa Fe, aunque intentó generar opciones, no fue claro para aprovechar la manera como se daba el partido. En los últimos minutos el famoso claxon se oyó porque los hinchas santafereños estaban desesperados con la pasividad que se tenía cuando el equipo debía definir.

Finalmente, Santa Fe amplió el marcador gracias a una buena definición de Luis Carlos Arias al borde del área, sin embargo, el equipo cardenal no dejó del todo contentos a sus hinchas porque el marcador pudo ser más amplio. Claro que lo importante era ganar.

En el cierre de la jornada Atlético Nacional igualó a dos goles con Deportivo Cali, en el estadio Atanasio Girardot de Medellín. Jonathan Copete y Wilder Guisao marcaron para el equipo verdolaga, mientras que Sergio Herrera y Carlos Rivas lo hiceron para los azucareros.