Santa Fe, sin refuerzos pero con esfuerzos

No han llegado refuerzos a Santa Fe y las únicas noticias en cuanto a movimientos de su nómina han sido de jugadores que abandonaron el equipo.

Wilson Morelo celebra el tercer gol de Santa Fe ante Equidad. / Gustavo Torrijos

Sin embargo, a pesar del cambio de técnico, el estilo se mantiene y gracias a una buena presentación ayer en el estadio El Campín de Bogotá, el cuadro cardenal empezó con éxito su camino en la Liga Águila II, al golear 4-0 a La Equidad, con goles de Ómar Pérez, Juan Daniel Roa, Wilson Morelo y Luis Manuel Seijas. 

No había mucha expectativa por parte de la hinchada santafereña de lo que pudiera hacer el equipo en esta fecha inicial de la Liga. Las recientes salidas de Daniel Torres y Luis Carlos Arias no cayeron bien, y eso sumado a la falta de refuerzos hacían dudar del futuro prometedor del cuadro, ahora dirigido por el técnico uruguayo Gerardo Pelusso. Claro que sólo fue que rodara el balón para que los jugadores demostraran que siguen siendo el equipo fuerte de los últimos torneos y, a pesar de que los que dejaron la plantilla eran piezas fundamentales, los que quedaron y antes estaban ahí detrás esperando una oportunidad también pueden hacer las cosas de buena manera. Se le apostó al juvenil Sebastián Salazar y al venezolano Luis Manuel Seijas, así como al delantero Luis Quiñones, quien había sido castigado por parte del presidente César Pastrana por actos de indisciplina el semestre anterior, pero ahora fue perdonado. Ellos, junto con la base que en los últimos años se ha destacado en el fútbol nacional, pasaron por encima de una Equidad de la que se esperaba muchísimo más. 

Los puntos para destacar del triunfo de Santa Fe son el esfuerzo, la efectividad y la clara idea del técnico Gerardo Pelusso respecto a presionar la salida del contrario. Siempre el cuadro albirrojo intentó recuperar el balón lo más cerca posible del arco rival, además le apostó al juego vertical y no a demorar las acciones con toques intrascendentes. Como ha sido tradicional en los últimos años, Ómar Pérez es quien pone a jugar al equipo. Si él está bien, Santa Fe también. Es de destacar la labor de Luis Quiñones, quien respondió a la confianza que se le dio y a diferencia de lo que mostró en varios de los juegos que disputó el semestre anterior, en los que buscaba el juego individual y no se asociaba con sus compañeros, siempre generó peligro y con su velocidad y calidad marcó diferencia. De hecho, al ser sustituido en el segundo tiempo, salió aplaudido. Fueron cuatro goles que llenan de confianza a un plantel que necesitaba un resultado así. Esta semana se conocerá el nombre de los dos refuerzos que llegarán (un volante de marca y un delantero) para cerrar la nómina que afrontará en esta temporada la Liga y la Copa Águila, además de la Copa Sudamericana.

Millos empató en Pasto

Millonarios sumó un punto tras igualar 0-0 en su primer juego de la Liga Águila II en el difícil estadio Libertad de Pasto. Ante el equipo nariñense, los dirigidos por Ricardo Lunari matuvieron el mismo estilo de juego del semestre anterior, pero no encontraron la manera de abrir el marcador. Claro que fue un punto valioso.