Santa Fe, supercampeón

Con goles de Yerry Mina y Luis Páez el conjunto cardenal logró su cuarto título en tres años. Jugará Libertadores y Sudamericana.

Independiente Santa Fe celebra su campeonato en la Superliga Postobón. Foto: EFE

Santa Fe y sus hinchas disfrutan del mejor momento de su historia. Desde hace varios años se acostumbraron a jugar finales, pero ahora saben bien cómo ganarlas.

Después de haber superado a Independiente Medellín, hace apenas un mes, para conquistar su octava estrella en el torneo local, el equipo cardenal venció 2-0 a Atlético Nacional en El Campín y logró la Superliga de 2014, su quinto trofeo desde 2009, cuando comenzó una era gloriosa tanto en el aspecto deportivo como en el económico y administrativo. 

Si algo se le nota ahora al club albirrojo es la jerarquía para afrontar partidos definitivos, esa que ha obtenido jugando cuadrangulares, series de eliminación directa y torneos internacionales como Copa Libertadores y Sudamericana.

Ante unas 30 mil personas, el equipo que dirige Gustavo Costas superó con autoridad a un discreto Nacional que no pudo hacer valer la ventaja del juego de ida donde se impuso 2-1 en el Atanasio Girardot.

En la primera etapa el partido fue intenso, de ida y vuelta, Santa Fe se fue en ventaja a los 33 minutos gracias a un gol del defensa Yerry Mina, quien cabeceó un centro preciso de Ómar Pérez y tras el rebote mandó el balón al fondo de la red. 

Nacional sólo generó peligro en dos tiros libres bien atajados por el arquero Robinson Zapata, una de las figuras del encuentro.

En el complemento el árbitro Luis Sánchez dejó de sancionar un penalti del arquero Franco Armani sobre Wilson Morelo. Minutos después, otra vez tras un cobro de Omar Pérez, el golero argentino se equivocó en la salida y le permitió a Luis Páez anotar el segundo gol, que sentenció el juego porque los verdes no tuvieron ni fútbol ni físico para reaccionar.

Santa Fe, en cambio, manejó la ventaja con inteligencia y se paró bien atrás, le dio la pelota a Nacional y lo contragolpeó. De hecho estuvo más cerca de marcar el tercero que su rival de descontarle.

Ni siquiera hubo sufrimiento, como es tradición en la casa del león. Esta vez los rojos no terminaron pidiendo tiempo, ni tirando la pelota a la tribuna. No hubo necesidad, porque fue tan superior que hizo ver verdaderamente mal a Nacional, que no es ni la sombra del que ganó tres Ligas, una Superliga y una Liga de manera consecutiva.

Con la victoria de anoche, Santa Fe adquirió el derecho a jugar, al lado de Tolima, Águilas Doradas y Júnior la Copa Sudamericana, en el segundo semestre de 2015. Dentro de 20 días iniciará su participación en la Copa Libertadores por ser el actual campeón del torneo rentado.

“Estamos muy felices, como toda nuestra afición. Queremos ganar todos los torneos que juguemos y esperamos seguir por este camino. Vienen retos complicados, pero estamos trabajando para afrontarlos como debe ser”, señaló emocionado el técnico Gustavo Costas, que ya lleva dos títulos y un subtítulo en apenas siete meses con el equipo cardenal.