Selección Colombia, con un bellísimo horizonte

Estreno soñado para Colombia en el Mundial de Brasil. Jugando bien, ante 57.174 espectadores, le ganó 3-0 a Grecia y puso a soñar al país con la clasificación a la segunda ronda. Pablo Armero, Teófilo Gutiérrez y James Rodríguez ‘culpables’ de la euforia tricolor en el estadio Mineirao.

La selección de fútbol de Colombia ganó, gustó y goleó en su estreno en el Mundial de Brasil. La celebración comenzó en el estadio Mineirao y continúa todavía en todos los rincones del país, porque el 3-0 sobre Grecia, con goles de Pablo Armero, Teófilo Gutiérrez y James Rodrígez ilusiona y abre las puertas de los octavos de final, aunque todavía queda mucho camino por recorrer y hay que enfrentar primero a Costa de Marfil y Japón.

Valieron la pena los 16 años de espera para ver a Colombia en un Mundial, porque lo de hoy fue verdaderamente conmovedor: un país volcado apoyando a su selección y 14 guerreros dejando el alma en la cancha, como debe ser, como siempre debió haber sido. Además, un planteamiento táctico acertado y efectivo por parte del técnico José Pékerman, quien estudió muy bien al rival y supo hacerle daño, con dos volantes abiertos con llegada, como Víctor Ibarbo y Juan Guillermo Cuadrado, James por el centro y Teo arriba, como socio de todos.
Desde muy temprano cerca de 40 mil colombianos se tomaron las calles de la capital mineira, vestida como nunca de amarillo, azul y rojo. Los alrededores del estadio Mineirao, el aeropuerto y la terminal de transporte terrestre eran una locura que presagiaba la fiesta posterior. El himno, conmovedor, a grito entero, en la cancha y en las tribunas. Nunca se entonó con tanto fervor fuera del país, nunca por tantas gargantas, porque en el estadio no había siquiera 2.000 aficionados griegos.

* Golpe de gracia

Todavía con el corazón a mil, por la ceremonia previa, Colombia pegó primero. En la primera acción de peligro del juego se fue en ventaja, en una jugada en la que Juan Guillermo Cuadrado llega por la derecha y tira el centro atrás, James Rodríguez deja pasar la pelota y llega Pablo Armero para impactar la pelota con pierna derecha. Konstantinos Manolas no puede despejar y comienza la celebración cafetera, con un baile que se verá por varios días en todos los rincones del mundo. Falcao, Luis Amaranto Perea y Carlos Vives fueron felicitados en la tribuna como si ellos hubieran anotado el gol.

Ya con la ventaja Colombia le bajó las revoluciones al partido, mientras que Grecia trató de asentarse en la cancha. Los volantes de marca helenos ablandaron a James y Cuadrado, los generadores de fútbol del equipo de Pékerman. A ambos les pegaron fuerte y lo sintieron, porque mermaron su rendimiento.

Grecia no atacó. Fiel a su filosofía, le apostó a no dejarse atacar y esperar un error del rival. Se acercó tres veces con peligro al arco de David Ospina, la más clara al minuto 44, cuando Panagiotis Kone pescó un rebote al borde del área, que el golero antioqueño mandó al tiro de esquina. Colombia tampoco tuvo más arriba, excepto un par de aproximaciones de James.
El complemento arrancó con un remate del 10 del Mónaco, que sacó el arquero Orestis Karnezis, presagio de lo que venía después. Tiro de esquina cobrado por el zurdo cucuteño, toque de Abel Aguilar en el primer palo y gol de Teo Gutiérrez. Casi se cae el Mineirao con los colombianos saltando y cantando de alegría. Eso sí, hasta que minutos después Theofanis Gekas, absolutamente solo debajo del arco, estrelló un cabezazo contra el travesaño.
Reacciono de inmediato Pékerman e hizo variantes. Le dio aire al equipo y cerró el partido atrás, porque los europeos ya no volvieron a asustar. En cambio, para cerrar con broche dorado una jornada inolvidable, James hizo el 3-0 final tras una combinación con Camilo Zúñiga y Cuadrado.

Arrancó bien el Mundial para Colombia, con una presentación redonda de casi todos sus jugadores, especialmente Mario Yepes, Cistian Zapata y Carlos Sánchez, los encargados de la seguridad. Adelante bastó con la funcionalidad de Víctor Ibarbo, la dinámica de Teo y los chispazos de James y Cuadrado. El jueves, en Brasilia, tendrán que confirmar la buena actuación de hoy  y despejar su camino hacia los octavos de final con una victoria sobre Costa de Marfil.

Pinta bellísimo el horizonte de Colombia en el Mundial. Apenas comenzó el baile pero la tricolor ya se puso de ruana a Brasil y puso a gozar a sus seguidores en todos los rincones del país. Que siga la fiesta.