La semana perfecta de Costas

El técnico argentino suma dos victorias en el mismo número de juegos que ha dirigido. En Copa había ganado 2-1 a Quindío.

Gustavo Costas, técnico de Independiente Santa Fe.  / Archivo El Espectador 
Gustavo Costas, técnico de Independiente Santa Fe.  / Archivo El Espectador 

Gustavo Costas es un ganador, por esa misma razón es que la hinchada cardenal lo pedía desde hace tanto tiempo de regreso al banco técnico. En su primera semana al frente de Santa Fe eso se ha comprobado, los dos juegos que ha dirigido los ganó: el primero ante Quindío 2-1, en El Campín, y el domingo derrotó 1-0 a Cortuluá en el estadio 12 de Octubre de Tuluá, por cierto, el primer triunfo del semestre fuera de casa para el equipo albirrojo, que suma 12 puntos y es colíder de la Liga Águila.

Aunque una semana es muy poco tiempo para que un equipo cambie por completo su manera de jugar, a este Santa Fe se le ve algo diferente, y es el deseo de buscar el arco rival y de ser más ofensivo. El domingo muchos de los titulares fueron reservados para el juego de vuelta de los octavos de final de la Copa Águila ante Quindío, sin embargo, los que actuaron salieron desde el inicio con actitud de llevarse el triunfo.

Costas le dio la responsabilidad de crear al joven Kevin Salazar y lo acompañó con Ánderson Plata y John Freddy Salazar, quienes fueron carrileros y cuando Santa Fe atacó, hicieron de delanteros, y cuando el cuadro cardenal tuvo que defender, éstos bajaron a darles una mano a los laterales. Tal como en su anterior etapa con el equipo albirrojo, la intención siempre es la de presionar la salida del rival y hacer transiciones rápidas. Cada vez que se juega para atrás o no se busca la verticalidad, Gustavo se queja.

Por otro lado, el abrir la cancha también es una constante pedida por Gustavo para sus dirigidos. Así como ganó el miércoles, lo hizo el domingo: con centros de costado que aprovecharon los hombres de ataque. El gol ante Cortuluá fue justamente gracias a una jugada colectiva por el costado derecho entre John Freddy Salazar y Yulián Anchico, quien tiró un preciso centro para Ánderson Zapata y éste de cabeza envió el balón al fondo de la red.  

Otro aspecto positivo para destacar del trabajo del técnico argentino, en esta primera semana al frente del equipo, es la unión de grupo. Eso se pudo ver desde el juego de Copa ante Quindío, cuando Dayron Mosquera marcó el gol del triunfo 2-1 y salió corriendo a abrazar a Costas. “Estoy contento por el sacrificio de los muchachos y por la victoria. Sabíamos que era un partido difícil, pero logramos sacarlo adelante”, destacó el argentino, quien además adelantó que este miércoles los titulares buscarán en el estadio Centenario de Armenia el paso a los cuartos de final de Copa.

El viernes la plantilla en su totalidad viajará rumbo a Japón, para el partido de la Suruga Bank ante Kashima Antlers. Por tal motivo, el gerente deportivo Agustín Julio hará la gestión hoy ante la Dimayor para que les aplacen los próximos dos juegos de la Liga ante Equidad y Atlético Huila, en Neiva. “Sería muy difícil para nosotros viajar a Neiva, pues el 12 estaríamos llegando de Japón a Bogotá y no tendríamos el tiempo suficiente para viajar a Neiva”, destacó el exarquero, quien partirá rumbo a Japón este jueves para ultimar detalles de logística del campeón de la Sudamericana, en Kashima.