Sherman Cárdenas: el niño que ya creció

Sherman Cárdenas debutó a los 16 años con el Bucaramanga. Hoy tiene 24 y es figura de Nacional que visita al Júnior (5:30 p.m., WIN)

Sherman Cárdenas y su hijo Sherman Jr. / Luis Benavides

Sin saberlo, en sus primeros partidos con el Atlético Bucaramanga en el año 2005, Sherman Cárdenas le hizo gol al club que más títulos le ha dado en su carrera como futbolista, Atlético Nacional. En su momento causó furor, pues su edad no impresionaba tanto como su tamaño. Al verlo en la salida de los equipos cualquiera podría pensar que ese no era uno de los 11 titulares sino el hijo de alguno de los protagonistas, pero no, al verlo con la pelota en sus pies todos entendieron que Sherman Cárdenas sería un crack. “Fue una experiencia muy bonita en mi vida. Todavía era un niño, estaba en el colegio viviendo otras cosas y fue todo muy rápido. Pero la verdad es que aprendí, me divertí y me ayudó a creer como persona y como futbolista”, expresó el santandereano que ocho años después cumplió con las expectativas. Fue campeón con el Júnior de Barranquilla en 2011 y en Nacional lo ha ganado todo a nivel local. Con la compañía de su hijo, Sherman Jr., atendió a El Espectador en la sede campestre del equipo verdolaga.

¿Perdió algo de su vida tras haber debutado tan joven?

Para nada, siempre fui enamorado del fútbol. Me encanta mi profesión desde pequeño que decidí lo que iba a hacer. Obviamente todo llegó muy rápido y dejé de hacer cosas bonitas. Cuando estaba en décimo y debuté tuve que alejarme de ellos un poco y estudiar solo, eso es lo que más extraño, pero como le dije soy un enamorado del fútbol y un bendecido por Dios por esta profesión.

¿Quién lo influyó para que fuera jugador de fútbol?

Mi familia. Desde pequeño siempre me gustó el fútbol y eso viene con cada uno. Mis papás me llevaron a una escuela y siempre estuvieron en las buenas y en las malas.

¿Qué ha cambiado en su estilo de juego?

Uno como futbolista crece y consigue muchísimas cosas. Uno aprende a adaptarse bien en la posición que el profe decida. En la parte física cuando debuté era muy frágil, no tenía el peso que necesitaba para el fútbol profesional, en todos esos aspectos he ido mejorando y dando lo mejor de mí.

¿Qué fortaleza resalta usted en su forma de jugar?

La inteligencia en el campo, me sé parar en la cancha y creo que soy hábil. Eso es lo que más me ha caracterizado.

¿Cuál es el gol que más recuerda?

Me gustó mucho el del debut, en el tercer partido y se lo convertí precisamente al Atlético Nacional, me ha marcado bastante, pero obviamente también he hecho goles bonitos aquí.

¿Y cuál es por el que más se lamenta por no haberlo concretado?

Tengo en mente un penalti que desperdicié contra el América. Esa semana no pude dormir (risas)

¿Cree que está en su mejor momento futbolístico?

En este momento me siento muy bien, creo que la forma de trabajar del profe me ha ayudado a subir el nivel, a mejorar y siempre lo más importante es lo que viene y espero seguir aportándole mucho a esta institución.

¿Cómo es ser jugador de Nacional?

Soy una persona muy tranquila, humilde, que trato siempre de estar con mi familia, de aprovechar los momentos que tengo y casi siempre salimos a la calle y es bienvenido el saludo de la gente, una foto, eso me motiva, me llena muchísimo y me hace creer que estoy haciendo las cosas bien.

¿Cómo ha sido su proceso en Nacional?

En principio fue duro, sobre todo por las redes sociales por todo lo que comentaban, pero eso también me ayudó a crecer, a entender que si nadie cree en ti uno mismo es el que se encarga de voltear las cosas. Tomé este riesgo de venir acá, tenía ofertas de otros lados pero sabía lo que era Nacional, lo que podía ganar acá, por eso desde el primer momento me mentalicé de hacer las cosas bien, de entregarme en la cancha y gracias a Dios ya viene el reconocimiento.

¿Se arrepintió en algún momento de haber venido aquí?

No, no para nada. Desde que sabía la propuesta de Nacional me mentalicé de que tenía que estar en este equipo grande, y desde la primera vez que hablé con el profe Osorio me hizo saber que confiaba en mí y en mis condiciones para aportarle al equipo, entonces me cerré a todos los comentarios a todas las cosas malas que decían y sabía que dependía de mi, que en la cancha era que se iba a demostrar mi talento.

¿Cómo sobrellevó la presión de haber llegado a uno de los equipos más grandes del país?

Pienso que la familia es la gran fortaleza, porque cuando uno llega a la casa comparte todo, sus pensamientos, sus deseos, sus opiniones y ellos comparten con uno las suyas. Siempre he tenido una familia que me ha enseñado unos valores importantísimos como lo es el respeto, el ser fuerte, el creer en uno mismo y gracias a ellos estoy en esta posición.

¿Cómo ha sido la tarea de remplazar a Macnelly?

Yo pienso que no he reemplazado a Macnelly, todos saben lo que él hizo, lo que significa para Nacional, para la gente y para nosotros. Yo soy un jugador que tengo que darle lo mejor al equipo, tratar de cuando juego aportarle al máximo. No soy el reemplazo, soy un jugador más del equipo, un granito más y en eso me mentalizo para conseguir cosas importantes.

¿Qué título ha disfrutado más?

Aquí en Nacional me ha gustado mucho por la contribución que le he podido dar al equipo con los dos títulos.

¿Qué significa Nacional y el técnico Osorio en su carrera?

Nacional para mí ha sido el equipo que me ha traído muchas bendiciones, me ha brindado esa oportunidad de sobresalir en el fútbol colombiano. En cuanto al profe Osorio es un hombre que me ha dado la confianza. Lo admiro mucho, lo respeto, me gusta la forma como trabaja y como es por fuera de la cancha, como nos habla y nos dice las cosas de frente. Es una persona de admirar y de aprovechar bastante.

¿Cómo asume las rotaciones?

Es importante porque nos hace sentir importantes a todos, nos da la confianza a todos y eso se ha visto dentro del campo. Cada jugador que ingresa siempre le va bien por el trabajo que se hace en la semana y por el descanso que tiene, entonces eso permite afrontar bien el partido.

¿Le alcanzará al equipo para ser protagonista de los cuadrangulares?

Ese es el sueño de nosotros, es otro de los objetivos, pelear esta Liga, no sé si vamos a ser campeones pero cada partido vamos a trabajar para ello.

¿Cómo están para enfrentar a Júnior?

Estamos como siempre trabajando tenencia de la pelota, habilidad, sabemos que va a ser un partido difícil contra un rival que viene muy bien y que va a ser clave para estas finales. En Barranquilla sabemos de las condiciones climáticas, de la cancha, y de lo que es Júnior.

¿Se ve pronto en el exterior?

Bueno, (risas), hay que esperar. Ese es uno de mis sueños pero en este momento estoy pensando en el juego frente al Júnior.

¿En dónde?

Uno como jugador siempre sueña estar en Europa en las grandes ligas, pero disfruto el día a día, seguir ganado títulos aquí y eso me ayudaría a alcanzar ese sueño.

¿Y jugando en Brasil 2014?

(risas) Tenemos una gran selección, pienso que el profe tiene ya conformado un gran equipo, hay excelentes jugadores. Obviamente uno no descarta y espero algún día poder vestir la camiseta, pero por ahora al seleccionado lo apoyo mucho.

[email protected]