"Sueño con hacer historia"

Sin hacer mucho ruido y a punta de trabajo, Marino García se ha convertido en el dueño de la banda izquierda de Santa Fe.

Marino García comenzó el semestre como suplente, sin embargo, ya le ganó el puesto a Hugo Acosta. / Óscar Pérez-El Espectador
Marino García comenzó el semestre como suplente, sin embargo, ya le ganó el puesto a Hugo Acosta. / Óscar Pérez-El Espectador

En Caloto, Cauca, desde hace 30 años nació Marino García. Cuando todavía confundía los pasos, ya pateaba balones, y por eso desde muy pequeño sus padres lo metieron a una escuela de fútbol en su vereda, para que pudiera hacer lo que quería. Ya con cinco años, y luego de jugar con niños mayores que él, ingresó al equipo Independiente de Puerto Tejada, en donde comenzó a ser formado por Leopoldo López como lateral izquierdo o central. “Me gustaba actuar como central, pero por ser zurdo, a lo largo de mi formación jugué como lateral o volante por el sector izquierdo”, comenta el hoy lateral de Independiente Santa Fe.

A los 16 años, se fue a probar al Deportes Tolima, en donde debutaría gracias a la oportunidad de Néstor Otero, luego de estar tres años en las divisiones menores. “Siempre el apoyo de mi familia ha sido la clave. Ahora en este momento con Santa Fe, también. Hacer las cosas bien es una motivación más para darles alegrías a ellos”, destaca Marino.

Cuando llegó a principios de este año al cuadro cardenal, Marino García era considerado por los hinchas rojos una contratación más, pero no un verdadero refuerzo. A punta de trabajo y ganas, el número 22 del cuadro bogotano es titular indiscutido y de a poco va aumentando su nivel. Por el costado izquierdo, cada vez es más complicado agredir a Santa Fe. Con su característica sonrisa, que lo ha llevado a ser apodado Sonrisitas, atendió a El Espectador en un diálogo en el que analizó el presente del equipo santafereño.

¿Cómo vive este momento, sin lugar a dudas uno de los mejores de Santa Fe en toda su historia?

Es un momento muy agradable, para todos los que tenemos que ver algo con Santa Fe. Para los jugadores, cuerpo técnico, directivos e hinchas, es algo soñado. Sabemos que no hemos logrado nada, pero creemos que con la ayuda de Dios y con trabajo podremos triunfar.

¿Siente que está pasando por su mejor etapa desde que llegó a Santa Fe?

Sí, es un momento muy especial en mi carrera. Cada partido me siento mejor, me conozco más con mis compañeros, y eso para mí es muy importante; pero aún me queda mucho por corregir.

¿Cuáles han sido las claves para irse cogiendo tanta confianza en la posición de lateral izquierdo?

Yo diría que la comunión que vivimos como grupo, el apoyo que nos damos. El momento que pasamos lo disfrutamos al máximo, y eso nos hace ganar confianza a cada uno.

¿Cuando llegó no fue titular, cómo asumió eso?

Fue algo que me motivó aun más, sabía que tendría que trabajar duro para ganarme el puesto y gracias a Dios lo he conseguido. Además, con Hugo Acosta tenemos una excelente relación y la competencia por el puesto ha sido muy sana.

Después de la lesión en su mano volvió mucho más seguro, ¿por qué?

Ese momento fue importante, aunque al principio pensé lo peor y me sentí triste, sobretodo porque venía siendo titular, pude seguir entrenando aparte, pero eso me sirvió para incrementar mi nivel.

Cuando jugó la final hace un año frente a Santa Fe, ¿qué podía ver del equipo bogotano a la distancia?

Como rival, los veíamos como un equipo fuerte. A pesar del dolor por no ganar, podíamos ver el apoyo inmenso de la afición y la alegría de la gente que celebraba que su equipo volvía a ganar un título después de 37 años.

¿Había soñado con jugar en uno de los equipos de la capital?

Sí, lo había soñado muchas veces. Había estado esperando esa oportunidad, y cuando se me presentó la de Santa Fe, no lo dudé por su historia y por el presente. Ahora sueño con hacer historia.

¿En este momento qué siente por Santa Fe?

Me siento muy feliz, por tener esta oportunidad y por el momento. Cuando llegué, me impactó la familia con la que me encontré. César Pastrana es un gran hombre, un gran líder de un proyecto interesante. Él nos trata a todos como sus hijos, lo que ha sido muy lindo para mí.

¿Qué es lo que más destaca del equipo?

La unión, la humildad y la sencillez con las que se trata a todos.

¿Cómo se encuentran físicamente?

Esteban Gesto nos ha preparado desde el inicio de la temporada con la mentalidad de que íbamos a tener un calendario apretado. El cansancio lo tenemos todos, pero la mentalidad es más fuerte que eso. Tenemos un reto que cumplir, y ahora estamos empezando a oler la miel del triunfo.

¿Con quién es el que más comparte del equipo y siente una relación más cercana?

Con John Valencia, porque nos vamos juntos a los entrenamientos y concentraciones. Pero de verdad que en general este es un grupo muy unido de amigos.

¿Cómo analiza lo que viene?

En este momento, estamos en la primera vuelta y ya hemos marcado diferencia, pero esto está apretado y esperamos en estos dos partidos que vienen ampliar la diferencia, para estar tranquilos y centrarnos en la Libertadores.