La senadora Claudia López explica en El Espectador los siete mandatos de la consulta y qué se necesita para que sea de cumplimiento obligatorio para el Estado.

hace 1 mes

Supersociedades tiene la última palabra en el caso Depor FC

Coldeportes va a acatar lo que diga el organismo de control, y Dimayor va a hacer lo que diga Coldeportes, por eso la Superintendencia de Sociedades definirá el futuro del club vallecaucano. Si juega o no el torneo de la B. El próximo viernes 11 de marzo será la fecha límite.

Gustavo Moreno Arango, presidente del Depor Fútbol Club. / Cortesía El País

El campeonato de ascenso en el fútbol colombiano, más conocido como la categoría B, va por su tercera fecha y la clasificación oficial en la página de la Dimayor incluye al Superdepor en el último lugar de la tabla con cero en todas las casillas. La razón es de conocimiento público: este equipo de la capital del Valle no tiene aún reconocimiento deportivo de Coldeportes, y su situación está enredada por un lío jurídico con otro actor: el equipo Real Sincelejo que busca jugar el mismo torneo.

El tema tenía un primer escenario de solución a la vista en un juzgado administrativo de Sincelejo, a donde acudió el representante legal del Real Sincelejo a través de una tutela, para invocar protección en sus derechos al trabajo, el debido proceso y el reconocimiento de personalidad jurídica. El pasado lunes 29 de febrero, la jueza novena administrativa de la capital de Sucre negó por improcedente el recurso, ante lo cual se sigue dilatando y la solución de la pelea por el cupo en el campeonato de la B.

Como ha informado este diario, el dilema entre el Real Sincelejo y el Superdepor tiene de por medio un fallo de naturaleza penal. La historia comienza en febrero de 2003, cuando fue creado el Club de Fútbol Profesional Real Sincelejo. Ese mismo año, Coldeportes le otorgó el reconocimiento deportivo, el cual fue renovado en abril de 2007. Sin embargo, entre estas dos fechas ocurrió un suceso que es el que convirtió la disputa deportiva en un tema de interés de la justicia penal.

En 2004, a través de acciones fraudulentas, uno de los antiguos socios de Real Sincelejo enajenó el equipo a uno empresarios de Pereira. Los nuevos dueños del equipo le cambiaron la razón social y se lo llevaron para Pereira. En 2006, el equipo se trasladó a Cali, esta vez bajo el nombre de Depor Fútbol Club S.A. No obstante, los socios del Real Sincelejo que habían sido defraudados llevaron el caso hasta la justicia, que en febrero de 2015 les dio la razón y cambió la perspectiva del conflicto.

El Tribunal Superior de Sincelejo, además de condenar por estafa a Edgar Paternina Rebollo, promotor de la acción fraudulenta, ordenó que se anularan todas las escrituras y actos suscritos después de la asamblea extraordinaria donde el citado personaje vendió el equipo a los empresarios de Pereira. Aunque la justicia no concluyó responsabilidad penal de los compradores en 2004, sí les generó un problema para justificar su presencia en los campeonatos organizados por la Dimayor.

Entonces el máximo accionista del Depor FC optó por hacer nuevos papeles y llamar a su equipo el Superdepor FC. Este cambio requería que Coldeportes le otorgara el reconocimiento deportivo. Sin embargo, sustentados en el fallo de la justicia penal, los antiguos socios del Real Sincelejo actualizaron sus documentos legales, con la innovación de incluir entre sus directivos a Juan Carlos Restrepo, padre de crianza del jugador del Real Madrid James Rodríguez, quien busca que el equipo se convierta en el Tolima Real.

Como era de esperarse la pelea terminó en la Dimayor y en Coldeportes. El ente rector del fútbol colombiano quedó sujeto a la decisión del segundo organismo. Entre tanto, el nuevo representante legal del Real Sincelejo presentó la tutela contra Coldeportes, en espera de que se le reconozca su derecho, y se abstenga de otorgárselo al Superdepor. La pelea, por ahora, se resolvió en el juzgado de Sincelejo con un rechazo a la tutela, por improcedente, pues todavía hay un procedimiento administrativo por resolver.

En la decisión judicial conocida por El Espectador quedó claro que desde finales del año pasado examina el asunto en detalle, pero que también remitió el caso a la Superintendencia de Sociedades, para que tome una decisión. En otras palabras Coldeportes va a acatar lo que diga el organismo de control, y Dimayor va a hacer lo que diga Coldeportes. Es decir que la última palabra va a quedar en una delegada de la Superintendencia de Sociedades que ya examina toda la documentación del caso.

El próximo viernes 11 de marzo hay asamblea ordinaria de la Dimayor, y se supone que para ese día debe quedar claro si Superdepor tiene o no reconocimiento deportivo de Coldeportes o si definitivamente sus números van a seguir en cero, o si le entregan los puntos a sus rivales con los que no ha jugado. Por lo pronto, El Espectador conoció la respuesta que Coldeportes acaba de darle a la Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales respecto a una consulta sobre reconocimientos deportivos.

En dicho documento, fechado este miércoles 2 de marzo, se advierte que en los 20 equipos de la categoría A el reconocimiento deportivo de Coldeportes está vigente, y de los 16 equipos de la categoría B, el único que no lo tiene es el “Depor Fútbol Club S.A.”, hoy Real Sincelejo S.A. En vez de reconocer su vigencia, se lee que existe una administración administrativa para resolver la situación jurídica del club. Lo paradójico es que el NIT del equipo sigue siendo el mismo que desde 2003 tuvo el Real Sincelejo.

Temas relacionados