Teo, el socio de todos

El delantero barranquillero ha sido una de las figuras de la selección de Colombia en el Mundial de Brasil 2014. Asegura que está pasando por un gran momento profesional y personal.

Aunque no jugara e incluso estuviera sin equipo, Teófilo Gutiérrez siempre fue uno de los fijos en las alineaciones del técnico José Pékerman. El delantero barranquillero lo sedujo con su capacidad para asociarse con los volantes y los otros delanteros, además de su eficacia frente al arco.

De hecho, ante la ausencia de Radamel Falcao García, Teo se convirtió en la referencia en la zona de ataque, en la que solito se las arregla para generarles problemas a los rivales. Muy técnico y fuerte a la hora de aguantar a los defensas centrales, es práctico e inteligente para jugar como pivote y tocar de primera, virtud que lo convierte en un efectivo pase-gol.

A sus 29 años, alcanzó su madurez futbolística y personal, por lo que en Brasil está brillando. Su aporte ha sido fundamental para los dos triunfos del equipo tricolor, ante las selecciones de Grecia y Costa de Marfil, que ya lo tienen clasificado a los octavos de final. Con un esparadrapo en el rostro, que protege un par de puntos que le tomaron por una cortada en el primer partido, Teo habló con El Espectador en la zona mixta del estadio Mané Garrincha.

¿Qué balance hace del rendimiento de la selección en el Mundial?

Ha sido muy bueno, estamos jugando bien al fútbol y funcionando como colectivo. El grupo está muy mentalizado y optimista.

¿Esperaban clasificarse tan pronto?

Realmente no, porque enfrentamos equipos muy complicados, que tienen muchas virtudes. Teníamos la ilusión, pero sabíamos que no iba a ser fácil.

Y ha marcado y ha hecho pase-gol.

Sí, esa es una de mis virtudes. Marcar es importante, sobre todo para uno como delantero, pero la prioridad siempre debe ser el equipo. Hay que trabajar en función del grupo y eso hace todo más fácil. A veces esa en la mejor manera de marcar diferencia.

Ante Costa de Marfil tuvo una clarísima y la falló.

Sí, es una jugada que hemos trabajado aprovechando la velocidad que tenemos. Vi la bola muy encima y traté de empalmarla con la pierna izquierda, pero fallé. Esas situaciones sirven para mejorar y aprender.

¿Cómo ve el equipo?

Muy mentalizado, con ganas de seguir trabajando y llegar lejos, pero con la seguridad de que todavía no hemos ganado nada. Vamos a seguir planeado partido tras partido para tratar de llegar lo más lejos posible.

¿Se siente cómodo jugando solo en punta?

Es que tenemos jugadores que marcan la diferencia en la mitad y que siempre llegan a acompañar, son muy inteligentes y talentosos, así que es fácil asociarse.

Y la afición los ha hecho sentir en casa.

La verdad es que debemos agradecerle a la gente por tanto apoyo. Uno se siente en casa, percibe la alegría y el folclor que nos caracterizan. Creo que nosotros les estamos correspondiendo dentro de la cancha.

¿Cree que el técnico le dará descanso ante Japón, aprovechando que el equipo ya está clasificado?

Eso no lo hemos hablado. Igual vamos a planear el partido para ganarlo, como lo hacemos siempre, pero lo que el profe decida está bien.

Si pasan primeros juegan los octavos de final en el Maracaná, ¿eso lo motiva?

No podemos pensar en eso todavía, primero hay un partido que debemos afrontar ante un rival muy duro, como todos a este nivel.

¿Qué sensación le dejó haber marcado un gol en el Mundial?

Una alegría única. Otros jugadores, como Robben, Van Persie, Müller, han anotado ya varios y celebran con una emoción, porque un Mundial es diferente, es solo cada cuatro años y hay que disfrutarlo.