“Todos lloramos en el camerino”

Así lo reconoció Germán Centurión, quien formó parte del grupo que viajó a Paraguay para enfrentar a Olimpia en la semifinal de la Copa Libertadores.

Germán Centurión, con 33 años, tuvo un buen partido en el clásico del fin de semana. /David Campuzano
Germán Centurión, con 33 años, tuvo un buen partido en el clásico del fin de semana. /David Campuzano

En los planes de Independiente Santa Fe estaba que el partido frente a Millonarios se iba a afrontar con la titular, la misma que había logrado sumar 10 de 12 unidades en juego en los cuadrangulares semifinales. Sin embargo, por causa de la cancelación del vuelo chárter hacia Paraguay, para el compromiso de ida de la semifinal de la Copa Libertadores frente a Olimpia, lo previsto tuvo que trastocarse y la nómina alterna, la que había logrado sumar puntos importantes a finales del todos contra todos, pasó a ser la elegida para enfrentar a Millonarios.

Muy rápido Santa Fe se fue en ventaja y la ilusión se apoderó de los albirrojos, que creían que podrían lograr el objetivo de clasificarse anticipadamente a la gran final por sus propios medios. Pero el cuadro embajador le dio vuelta al resultado y ganó el partido 2-1.

“Los jugadores, que no veníamos con continuidad, sabíamos lo que representaba para Santa Fe ese partido. Teníamos el apoyo del cuerpo técnico, del presidente, que no nos abandonó nunca y se quedó con nosotros en Bogotá, y de toda la familia santafereña que es muy unida”, comentó el defensor paraguayo Germán Centurión, uno de los grandes líderes de Santa Fe y quien aunque actualmente no forma parte del equipo titular, es un referente y una voz de mando dentro del plantel.

Ese ímpetu terminó quedando en hacerle fuerza al Once Caldas desde el hotel para poder terminar el día con el objetivo cumplido: la clasificación a la gran final.

“Nos quedamos en el hotel mirando el partido entre Cali y Once, teníamos una tristeza muy grande por el resultado en el clásico, porque sabíamos que el marcador había sido injusto. Pero no nos quedaba otra que hacerle mucha fuerza al Once Caldas. Luego de que se dio el resultado festejamos el paso a la final y recibimos la felicitación de los jugadores que estaban en Paraguay”, al fin y al cabo la tarea para los siete jugadores que ayer viajaron para unirse al grupo de titulares era llegar a suelo guaraní con el cupo a la final de la Liga. “Estamos en otra final en un año, algo muy lindo, ahora hay que ratificar y no ceder”.

Centurión reconoció que el grupo que perdió el clásico estuvo muy dolido por no haber logrado el paso a la final por sus propios medios. “Estoy muy orgulloso de los compañeros que tengo, lo que vi luego de perder fue emotivo. Todos lloramos en el camerino porque nos dolió mucho no haber cumplido. Ahí se puede ver el compromiso que hay con esta institución”, destacó.

En 2006, un año antes de venir a jugar al fútbol colombiano con el Deportivo Pasto, Germán Centurión formó parte del plantel del Olimpia de Paraguay, el rival del cuadro cardenal en la semifinal de la Copa Libertadores. Por esa razón, El Paragua, se ha convertido de alguna manera en una fuente recurrente de consulta por parte del cuerpo técnico en cabeza de Wilson Gutiérrez.

“Todo lo que sé de Olimpia lo he comentado con Wilson, he estado ahí para ayudarlos. Trato de seguir el fútbol de mi país, así que más allá de todo estoy pendiente. Hemos visto los últimos partidos de Olimpia y tengo la convicción de que Santa Fe está capacitado para hacer las cosas bien”, destacó el número dos de la zaga cardenal.

“Va a ser un partido durísimo, la afición de Olimpia aprieta mucho, es un estadio complicado y por eso tenemos que estar tranquilos, hacer nuestro juego, defendernos con el balón y estar concentrados. Lo fundamental será atacarlos porque he tenido la oportunidad de hablar con compañeros de allá y me han dicho que Santa Fe se va a defender, si los atacamos será una sorpresa para ellos”, dijo el paraguayo, quien afirma que en su familia están divididos. “En mi familia hay muchos hinchas de Cerro Porteño, que seguramente se van a poner la camiseta de Santa Fe, pero otros que son de Olimpia, a esos habrá que callarlos”, dijo en tono de risa el defensor de 33 años, quien visitará su país con la camiseta de un equipo extranjero por segunda vez en su carrera.