Trabajo día a día para llegar a la selección: Cristian Bonilla

El arquero de 21 años será titular este miércoles en La Equidad ante Nacional, equipo con el que consiguió seis títulos en los últimos tres años.

Cristian Bonilla portero de La Equidad. Foto: Cristian Garavito

Cuando Cristian Bonilla empezó a jugar fútbol en el colegio Colseñora de Manizales lo hacía como delantero. Tenía nueve años y pateaba muy duro, así que logró marcar varios goles, pero era medio gordito y le costaba un poco la posición.

Un día su padre, Harold Bonilla, decidió regalarle uno de los artículos de su tienda deportiva. Era un buzo de arquero, más exactamente el del español Íker Casillas. “Esa puede ser una señal. Intentemos en el arco para ver cómo nos va”, pensó Cristian, y desde ese momento los tres palos se convirtieron en su casa, su territorio.

Con la posición en la que iba a quedarse definida, Cristian se vinculó con las divisiones menores de Once Caldas, pero fue Boyacá Chicó el equipo en el que debutó en 2009. Las destacadas actuaciones que tuvo con el cuadro boyacense y con las selecciones de Colombia sub-17 y sub-20 (campeón del Torneo Esperanzas de Toulon 2011 y del Suramericano en Argentina 2013), hicieron que Manchester City, uno de los mejores de la Premier, se interesara en sus servicios.

Sin embargo, no se llegó a un acuerdo económico, por lo que continuó su carrera en Atlético Nacional, con el que consiguió seis títulos en los últimos tres años.

Esta noche el arquero de 21 años enfrentará en El Campín al club verdolaga con La Equidad, en partido aplazado por la novena jornada de la Liga Águila.

¿Qué siente al tener que enfrentar a su antiguo equipo?

Son sentimientos encontrados. Nacional fue el equipo que me acogió tres años y por contrato aún pertenezco a ese club, pero ahora estoy en La Equidad, un lugar en el que encontré continuidad y respaldo de un excelente técnico, Santiago Escobar, así que, como el profesional que soy, espero que aseguremos el triunfo.

¿Le dolió salir de Nacional como lo hizo?

Para Nacional sólo tengo palabras de agradecimiento. Tengo contrato con ellos hasta 2016 y es un equipo que llevo en la sangre. No es un secreto que algún día quiero volver, pero no me arrepiento de mi salida porque fue una decisión personal, algo que quería hacer por mi bienestar y pensando en la oportunidad de llegar a la selección. Hasta última hora me pidieron que me quedara, pero ya le había dado mi palabra a Sachi y la palabra vale más que cualquier contrato.

¿Qué aprendió de su paso por el conjunto verdolaga?

Aprendí mucho porque tuve referentes. Estuve con Gastón, que es ídolo de Nacional, y también tuve el apoyo de Franco, otro grande. Ellos dos me enseñaron mucho como jugador y como persona; de ellos me quedaron la experiencia y la tranquilidad a la hora de atajar, así que les agradezco por todo lo que me brindaron.

¿Qué piensa de la rotación entre Camilo Vargas y Franco Armani?

Creo que Juan Carlos Osorio es una persona sabia y él es quien toma las decisiones. Muchos estarán de acuerdo y otros no, pero no es posible tener a tantos hinchas de Nacional contentos. Unos le harán fuerza a Franco y otros a Vargas porque los dos son grandes arqueros, pero ese “chicharrón” se lo dejo al profe Osorio.

Han pasado pocas fechas y usted ya se ganó la titular en La Equidad...

El profe Santiago fue el que me trajo a La Equidad y, aunque confió en mí desde el primer momento, siempre me dijo que venía a pelear el puesto. La competencia con Diego es continua y sana y eso se refleja en el terreno de juego. Gracias a Dios estamos en un excelente nivel y nos deja muy tranquilos porque estamos haciendo las cosas bien para salir de la posición en la que estamos.

¿Qué le faltó al conjunto asegurador para tener el semestre que planeó en enero?

No sé si suene mediocre, pero creo que en muchos partidos nos faltó un poco de suerte porque jugábamos bien. Perdimos la mayoría de puntos en el inicio, el equipo no se encontraba y no teníamos un once consolidado, pero con el paso del tiempo hemos ido mejorando y manteniendo la regularidad que necesitamos.

La selección sub-23 peleará el repechaje para los Olímpicos de Río 2016. ¿Cree que hará parte de ese grupo?

Eso sería una bendición. Ahora soy titular y creo que eso era lo que faltaba para que me vieran más y tener algún acercamiento. Conozco bien al Piscis Restrepo porque fui su capitán en el Suramericano Sub-20 en el que quedamos campeones, así que aquí estoy para luchar el puesto, no sólo en esa selección sino también en la de mayores.

¿Ve cercana la posibilidad de llegar a la selección de Pékerman?

Ese es mi mayor sueño, para eso me levanto y trabajo todos los días. Creo que he hecho todo el proceso. Incluso jugué dos campeonatos con la sub-20. Eso me da tranquilidad para ponerme la camiseta de la selección y demostrar mis condiciones. Soy paciente y hago bien mi trabajo, porque sé que llegará cuando Dios lo tenga dispuesto.

[email protected]