Un nuevo ídolo embajador

Ante el Deportivo Cali, Dayro Moreno se ratificó como el máximo artillero del campeonato con 11 anotaciones.

Dayro Moreno se ha convertido en uno de los ídolos de la hinchada albiazul. / David Campuzano - El Espectador

Goleador de raza. Desde pequeño su nombre, Dayro Mauricio Moreno Galindo, era asociado con la palabra gol. En su carrera como jugador profesional ha militado en Once Caldas, Atlético Paranaense de Brasil, Steaua Bucarest en Rumania, el Tijuana mexicano, Júnior de Barranquilla y, actualmente, forma parte del plantel profesional de Millonarios, con el que es el máximo artillero de la Liga Postobón II, con 11 tantos.

Desde que el club bogotano confirmó la contratación de Dayro Moreno, quien llegó a préstamo al equipo azul por un año, cedido por el Tijuana de México, directivos, cuerpo técnico e hinchas siempre estuvieron optimistas con las cosas positivas que él le podía aportar a su nuevo club.

Aquella vez el cuadro albiazul había manifestado en su página web que “el nuevo refuerzo de nuestro equipo es un jugador de jerarquía internacional, que se ha destacado en todos los clubes que ha militado, así como en la selección de Colombia”, y no se equivocó.

En la actualidad, Moreno ha convertido 18 anotaciones con el club bogotano: 11 por Liga, 6 por Copa Postobón y uno en su debut, ante el Olimpia de Honduras en juego amistoso.

Sin lugar a dudas Dayro es uno de los principales protagonistas del rentado colombiano. Su gran capacidad para inflar las redes contrarias es su carta de presentación; además, se ha convertido en el jugador que mejor le pega a la pelota de primera intención y, eso, es algo que sólo se consigue con trabajo y sacrificio.

Él sabe que es un referente en el plantel albiazul y es consciente de que sus anotaciones son fundamentales para respaldar su arribo a uno de los clubes más importantes del país. “La llegada a Millonarios para mí era una motivación muy grande, sé que es un equipo grande en Colombia y a nivel internacional, la responsabilidad era muy grande y venía con ese reto de hacer las cosas bien y aportar la experiencia que tengo a este gran plantel”, expresaba el nacido en Chicoral, Tolima, en uno de sus primeros entrenamientos en la capital colombiana.

El delantero , de 28 años, debutó en el fútbol profesional colombiano con el Once Caldas de Manizales en 2003, con el que ganó la Copa Libertadores de América 2004, tras vencer en la final a Boca Juniors por penaltis.

De allí paso al fútbol de Brasil. Con 21 años de edad, Dayro firmó con el Atlético Paranaense; no obtuvo un campeonato y sólo pudo marcar un gol.

Regresó al equipo que lo formó como profesional, al Once Caldas. Duró poco, y fue contratado por el Steaua Bucarest de Rumania. Jugó 43 encuentros oficiales en dos temporadas y marcó ocho anotaciones. Con el elenco europeo tuvo la posibilidad de participar en la Liga de Campeones; sin embargo, su salida del club estuvo marcada por problemas contractuales entre él y el presidente.

En 2010 fue catalogado como el jugador más importante de la Liga colombiana llevando al Once Caldas a conseguir el título del finalización de ese año. Adicionalmente, en 2007 y 2010, fue goleador de los torneos finalización en Colombia con 16 anotaciones.

Gracias a sus buenas actuaciones con la escuadra de Manizales, Dayro fue contratado por el Tijuana de México por US$3 millones. En los ‘Xolos’ actuó en 12 ocasiones, nueve de ellas como titular. Allí anotó cinco goles. Todo iba de acuerdo con lo planeado hasta que el propio Moreno decidió abandonar el país sin razón justificada.

Luego, por tercera vez en su carrera, retornó al Once Caldas en 2012. “Manizales me lo ha dado todo, es el mejor vividero. Allá tengo pensado radicarme cuando me retire”, señaló el goleador.

En el segundo semestre del año pasado pasó al Júnior de Barranquilla y marcó 13 goles en total. Finalmente, fue cedido a préstamo por un año a Millonarios y rápidamente se ha convertido en un ídolo azul por sus goles y buenas actuaciones.

Sin embargo, su llegada al cuadro albiazul había generado ciertas dudas, teniendo en cuenta que su rendimiento futbolístico en los últimos clubes no había sido el mejor; además, el delantero en algún momento era más reconocido por su indisciplina fuera de las canchas, que por sus goles dentro de las mismas.

Pero, gracias al apoyo de su familia y la fortaleza de su hija Salomé, ha logrado despejar todo tipo de suspicacias. “La entrada al club me llegó en un momento muy bueno, mi familia me ha sostenido siempre, esto es muy bueno para mí y para mi hija”, declaró Dayro.

Ahora, el de Chicoral es el máximo artillero de la Liga Postobón II con 11 anotaciones y, aunque su objetivo con el club azul es ser campeón, sabe que anotando puede conseguirlo más fácil. “Me contrataron para hacer goles, para que en la cancha demuestre el porqué de mi llegada a Bogotá. Estoy trabajando y entrenando todos los días para dar todo por esta camiseta”.

 

 

[email protected]

@manu2385