“Es un orgullo regresar a un equipo histórico”: Nelson Ramos

Tras superar una lesión que lo alejó de las canchas por un año y terminar la temporada 2016 con el descendido Fortaleza, el payanés hará parte de la plantilla del Medellín.

Nelson Ramos ha marcado nueve goles en los clubes donde ha jugado. / Cortesía DIM

El clásico capitalino número 269, que se disputó el 23 de septiembre de 2012, le dejó un mal sabor al guardameta payanés Nelson Ramos. En una devolución de pelota del defensa de Millonarios Pedro Franco, un paso en falso le provocó una ruptura del talón de Aquiles. El panorama no era alentador. Se llegó a estimar que como mínimo iba a estar seis meses sin disputar un partido mientras se recuperaba, pero para otros era el fin de su carrera como futbolista. (Puede leer: El arco del DIM estará lleno de experiencia: Nelson Ramos lo defenderá este 2017)

Fue un año largo de recuperación, en el cual el jugador de 35 años demostró que podía volver a ser el guardián de los tres palos. “Fue un tiempo en el que Millonarios dio lo mejor de la institución para recuperarme, por eso estoy agradecido con ese club. En este momento puedo decir gracias a Dios y a los equipos donde jugué (Deportivo Quito de Ecuador, Deportivo Pasto y Fortaleza), en los que llevo dos años siendo titular y demostrando que puedo ser referente. Siento que por esta razón Medellín me dio esta linda oportunidad, porque saben que volví a estar en óptimas condiciones”, aseguró el payanés a El Espectador.

Gracias a la recuperación y a la dedicación, el portero logró volver a destacarse en una cancha de fútbol, a pesar de los pronósticos, lo cual ha sido para él el momento más gratificante en este deporte. “Volver a marcar goles de tiro libre y convertirme, poco a poco, en uno de los referentes de esta posición ha sido sin duda una de las satisfacciones más grandes que he tenido”, reveló el guardameta. (Le puede interesar: Proyecciones y contrataciones del fútbol colombiano para el 2017)

De Millonarios saltó al fútbol internacional. Militó en el Deportivo Quito de Ecuador, donde se convirtió en figura por sus increíbles atajadas. Poco a poco recuperó su nivel y resurgió el espíritu campeón que lo caracterizó en el club embajador. Aunque sólo pasó seis meses en el vecino país, volvió a Colombia con la convicción de querer ampliar su palmarés de títulos. Esta vez con el Deportivo Pasto. Allí realizó una excelente campaña, aunque el equipo quedó eliminado y no pudo clasificar a los ocho finales.

Posteriormente actuó en Fortaleza, equipo donde después de cuatro años volvió a anotar un gol de tiro libre, uno de esos que lo caracterizaron en sus mejores años y que fueron decisivos en los clubes donde jugó. Para Ramos fue una experiencia enriquecedora hacer parte del proceso. Sin embargo, le quedó un sabor amargo con el descenso del conjunto bogotano. “No era fácil estar a nueve puntos de irnos a la B. Todos los partidos debíamos esperar a que se diera el resultado en otras canchas, desde la primera fecha. Fortaleza descendió, pero no por el torneo que hicimos”, dijo el jugador. (Lea también: Los equipos colombianos no paran: así va el mercado de pases para la Liga Águila)

La buena actuación del guardameta en el equipo de la capital le sirvió como vitrina para que otros clubes se interesaran en sus servicios. Rionegro Águilas, Huila, Cartagena, Patriotas, Deportivo Independiente Medellín y Bolívar, de La Paz (Bolivia), fueron algunos de los conjuntos que se interesaron en él para la temporada de 2017. Sin embargo, era en Medellín donde quería jugar. “Escogí este club porque creo que como jugador siempre queda el anhelo de regresar a un equipo histórico del fútbol colombiano. No es sólo la oportunidad de volver a jugar, sino de disputar grandes torneos, algo que haré aquí. He estado en equipos que han salido campeones y hay una hinchada que te exige. Quería volver a sentir esa adrenalina”, afirmó el arquero.

Deportivo Independiente Medellín va a disputar este año tres torneos: la Copa Águila, la Liga Águila y la Copa Libertadores. Por tal motivo, Ramos llega con la mente enfocada en conseguir, junto con sus compañeros, que el equipo sobresalga en cada uno de los certámenes en los que participa. “Para mí es un orgullo regresar a la plantilla de un equipo histórico. Creo que la paciencia fue la clave para lograr hoy esto. Mi intención es encajar de la mejor manera en este proyecto futbolístico y poder estar peleando finales, como lo hizo Medellín el año pasado”, finalizó el payanés. (Puede leer: Con técnico joven y la contratación de un mundialista, el DIM va por la séptima estrella)