Un todero del fútbol

Esta tarde (5:45, Win), Millonarios visitará en el estadio Libertad, al Deportivo Pasto, en el cuarto juego de los cuadrangulares.

Dhawlim Leudo ya se siente en casa en Bogotá, en donde lleva jugando seis años: cinco en La Equidad y uno en Millonarios. / Andrés Torres - El Espectador.

Alexis García, acompañado de un grupo de veedores, fue a un torneo de niños entre 13 y 15 años en el Chocó, con la idea de buscar talentos. En uno de los partidos vieron a un joven con unas condiciones físicas impresionantes, que marcaba diferencia por su capacidad de correr por toda la cancha. Era el que hacía los relevos y quitaba balones cuando se trataba de defender o quien salía jugando con propiedad para terminar los avances con remates o dejando mano a mano a los delanteros. Su nombre: Dhawlim Leudo. “Era un diamante en bruto, para pulirlo. Hablamos con él y le dimos la oportunidad de que se formara en mi escuela. Felipe Posso se volvió su representante y luego, cuando yo llegué a La Equidad, lo traje. Sabía que debía ayudarlo a mejorar, pero le veía muchas condiciones”, destaca Alexis García, quien durante los cinco años que lo tuvo en el equipo bogotano se convirtió en un padre para Dhawlim.

García le trabajó la técnica, el control del balón y la precisión en los pases. Se preocupó por enseñarle a convertirse en un guía. Poco a poco fue puliendo el diamante, hasta llegar a consolidarlo como un jugador referente de La Equidad. “Su polivalencia en las posiciones es gracias a su condición física, precisamente la misma que nos llamó la atención cuando lo vimos por primera vez”, comenta Alexis sobre la capacidad que tiene Leudo para ocupar varias posiciones en el terreno de juego. Por esa razón Hernán Torres lo trajo a Millonarios, en donde lo ha utilizado de volante o lateral por izquierda. Sin embargo, en La Equidad jugó hasta de arquero.

“Hablo seguido con Alexis y con el profesor Panelo (Valencia), son como unos mentores para mi. Toda la vida voy a estar agradecido con ellos por la oportunidad que me dieron”, afirma Dhawlim Leudo, quien aunque en Millonarios no ha tenido muchas oportunidades, es un jugador que ha cumplido cada vez que han sido utilizado. Incluso, en estos cuadrangulares marcó su segundo gol con la camiseta del cuadro embajador.

“Trato de sentirme cómodo en todas las posiciones en que me utilicen. Si el profesor me dice marque, lo hago; si me dice ataque, lo hago. Es difícil, pero creo que soy un jugador que siempre trata de hacer lo que el técnico le pide… En donde me siento más cómodo es jugando como volante ofensivo. Ahí es donde mejor resultados doy”, aceptó Leudo, quien espera con el paso del tiempo consolidarse como titular en Millonarios.

“Acá me siento bien. Que esté sumando minutos, anotando goles y siendo importante para el equipo, es producto del trabajo, la perseverancia. Ver resultados es algo que lo motiva a uno a seguir trabajando y no bajar la cabeza”, reconoce el jugador chocoano, que en diciembre completará seis años viviendo en Bogotá. Luego de tanto tiempo fuera de su tierra no se siente lejos, porque siempre ha estado rodeado de jugadores coterráneos. “En Millos somos siete chocoanos, siempre estamos pendientes el uno del otro y vivimos acorde a nuestra cultura, que básicamente es vivir siempre alegres, poniéndoles una buena cara a los malos momentos y pensando en superarnos siempre”, destaca.

Superarse es justamente lo que necesita Millonarios en este momento en el que con tres puntos en la tabla no depende de sí mismo para avanzar a la gran final del campeonato. “Sabemos que no tenemos margen de error, Cali se ha ido con una ventaja y no podemos equivocarnos más. Pasto es un rival difícil, pero tenemos que enfrentarlos con autoridad y buscar el resultado”.

lmontenegro@elespectador.com

@luisguimonte