Ante Uruguay "no podemos arrugarnos"

Carlos ‘El Pibe’ Valderrama asegura que futbolísticamente Colombia es mucho más que Uruguay y que tiene todos los argumentos para vencerlo. Dice que esta selección tiene que ganar un partido más para superar la de los años 90, que él encabezó.

Hace ya más de una década que sus impactantes rizos dorados dejaron de alumbrar el firmamento del fútbol. Su imagen, sin embargo, permanece intacta porque sigue siendo el máximo referente del balompié colombiano. El “todo bien, todo bien”, con el pulgar señalando hacia arriba, sigue siendo su sello, aunque con las canas también pareciera haber llegado la fluidez para decir las cosas, porque está lejos de ser el tímido mediocampista con cara de malgeniado que solamente hablaba dentro de la cancha.

En Río de Janeiro fue homenajeado nada menos que por el Flamengo, el club más popular de Brasil, y por la multinacional de implementos deportivos Adidas. Y hasta allí, orillas del lago Rodrigo de Freitas, en pleno corazón de la Cidade Maravilhosa, llegó El Espectador para hablar con el capitán de la selección nacional en los Mundiales de Italia 1990, Estados Unidos 1994 y Francia 1998, el mismo hombre que vistió en 111 oportunidades la camiseta tricolor y el que mejor la ha defendido.

Habló del Mundial, de la actuación de Colombia, de James Rodríguez y hasta de su futuro. Y, cómo no, de Uruguay, rival hoy del equipo de José Pékerman en los octavos de final de Brasil 2014.

Carlos, tantos años fuera de las canchas y todavía lo siguen recordando en todo el mundo.

Sí. Yo estoy agradecido por eso. A donde voy me piden fotos, autógrafos, conceptos. Eso lo que quiere decir es que a la gente le gustó lo que hice, que por fortuna pude dejar una huella en este deporte.

¿Cómo le ha parecido la selección de Colombia en el Mundial?

Un equipo sólido, con una defensa buena y mucha alegría en el ataque. Me tiene contento, porque está haciendo el fútbol de ataque que a todos nos gusta. Se nota que los jugadores se divierten dentro de la cancha y eso nos hace felices a todos. Esperamos una eternidad para volver a un Mundial, pero valió la pena, porque estamos siendo grandes protagonistas. La selección hizo una gran eliminatoria y ese nivel lo está ratificando acá.

¿Hasta dónde puede llegar?

Hay que soñar, hay que pensar en que vamos a llegar muy lejos. Si uno no sueña, está jodido. La selección juega bien, hizo una gran primera fase, así que hay motivo para pensar que seguirá dando la pelea. Además es un grupo muy maduro, que se conoce desde hace años, desde que todos estaban con el técnico Eduardo Lara en la juvenil, y ahora, ya experimentados, se encuentran en la de mayores.

¿Cree que Uruguay fue el peor rival posible?

Son 90 minutos de un partido definitivo en el que no se vale el empate. Ellos van a meter y si dejamos que eso pase, nos pueden pasar por encima. Pero si jugamos al fútbol, nosotros les ganamos. Pienso que en este momento futbolísticamente somos mucho más. Si toca jugar, se juega, pero si toca meter, no podemos arrugarnos. Este grupo tiene categoría para pelear el partido de la forma como se presente.

¿Qué le falta a esta selección para superar la de los 90?

Ganar un partido más, así de sencillo. Las estadísticas están ahí, fácil. Nosotros jugamos cuatro partidos en Italia; si ellos ganan harán cinco, chao, fueron mejores, que es lo que queremos todos. Yo aspiro a que algún día nos toque ser la sorpresa y podamos jugar siete.

¿En qué se parece esta generación a la suya?

No nos parecemos en nada. Nosotros hicimos lo que hicimos y ya, escribimos nuestra historia. Estamos orgullosos de eso, del camino que hicimos, pero ahora les toca a ellos mejorarla.

¿Les habrá servido la experiencia que ustedes vivieron?

Yo creo que sí, toda esa experiencia sirve. Ya hicieron cosas que nunca habíamos hecho y espero que tanto lo bueno como lo malo que nos pasó les sirva para recorrer su camino. Seguramente el país entero ha aprendido con todas estas cosas que nos han pasado en el fútbol.

¿Qué opina de James Rodríguez?

Que es ese reemplazo que me estuvieron buscando durante más de 10 años, aunque tiene otras características. Es la figura del equipo, él es distinto, es el jugador ideal para comandar a esta selección. Ha demostrado su gran nivel desde hace rato, en Argentina, Portugal y Francia, pero puede dar todavía más. Dijimos que el Mundial era su examen final y lo está pasando sobrado.

¿Qué opina del rendimiento de Mario Yepes y Faryd Mondragón, los dos veteranos del equipo?

Que se merecen lo que están viviendo. Que se han ganado el derecho a estar aquí, que se han cuidado y han sido responsables. Ese es su premio, han demostrado que se puede jugar en gran nivel a esa edad. Ellos son la cuota de experiencia que necesita todo grupo para que apoyen y les enseñen a los pelados. Si deciden irse después del Mundial, se van bien. Lo que hicieron no es fácil, tiene mucho mérito.

¿Cómo le ha parecido el Mundial?

Bueno, con muchos goles, que es lo que nos gusta a todos, la gente está contenta porque se han visto partidos atractivos.

¿Qué equipo lo sorprendió?

Positivamente, Costa Rica. Es la sorpresa mayor. Nadie le daba ni un punto apenas pasó el sorteo y le ganó muy bien a Uruguay e Italia. Y no es solo ganar, sino jugar bien y ser disciplinada. Al profe Jorge Luis Pinto lo tuve como entrenador, ganó a donde fue. Quería dirigir un Mundial, lo soñó, lo luchó y pasó el examen. Me alegro por él y su gente.

¿Y la decepción?

España, el campeón del mundo, con semejante nómina. Portugal e Italia, que siempre son fuertes. Inglaterra no, porque siempre es así, un día sí y un día no.

¿Qué opina del dominio de los equipos americanos?

Estoy contento por eso, porque estamos haciendo respetar la casa. Ojalá haya dos suramericanos en la final. Hay apoyo de nuestros hinchas y ellos no se quieren devolver todavía. Todos queremos estar el mes completo.

¿Comentando el Mundial no le han dado ganas de dirigir, meterse nuevamente a la cancha?

No, así estoy bien. Sigo vinculado a lo que me gusta, pero también tengo tiempo para mí, para hacer otras cosas, para seguir siendo embajador de mi país, porque lo quiero y siempre voy a tratar de dejar en alto su imagen.

Pibe, la última: un pronóstico para el partido contra Uruguay.

Ganar, medio a cero, pero ganar. Es el cuarto partido y hay que pasarlo para hacer historia. Nos lo merecemos.