Vamos a dar pelea, la final está abierta: Wilson Carpintero

Con la necesidad de remontar el 1-0 de la ida, Deportes Quindío recibe a Rionegro en el estadio Centenario de Armenia. El ganador jugará ante Jaguares, por cupo a la A en 2015.

nuevoestadio.com

Así como Medellín se paralizó ayer con el partido entre Nacional y River Plate, por la final de la Copa Sudamericana, en Armenia hoy no se habla sino del duelo entre Deportes Quindío y Rionegro, por el título del segundo semestre del Torneo Postobón.

Y es que una victoria del equipo cuyabro sería tan festejada como una internacional, pues significaría la posibilidad de disputar, ante Jaguares de Córdoba, un cupo directo a la primera división de 2015 o al menos la promoción, contra Uniautónoma. “Vamos a dar la pelea, la final está abierta”, explica el veterano Wilson Carpintero, goleador del cuadro cafetero, para quien “no es imposible remontar el 1-0 de la ida”, en el estadio Tulio Ospina de Bello, en donde Rionegro actúa como local.

La verdad es que ambos equipos han hecho campañas muy parejas y han llegado con justicia a la instancia final. En la reclasificación, Rionegro es tercero con 78 puntos y Quindío quinto, con 74. Jaguares suma 81 y Atlético Bucaramanga, ya eliminado, 80, mientras América hizo 77. “Creo que hicimos un mal partido en Bello. Ellos ganaron con justicia, pero ahora en nuestro estadio será a otro precio”, agregó Carpintero, quien insiste en que “llegar el Centenario será fundamental para hacer sentir la localía y dar un golpe anímico”.

Sin embargo, Rionegro es un equipo que juega muy bien fuera de casa. De hecho, en el cuadrangular semifinal venció a domicilio nada menos que a Unión Magdalena y América, los clubes más tradicionales de la categoría de ascenso. “Por eso mismo no podemos desesperarnos. Hay que plantear un partido inteligente. Ir a buscar el resultado, pero sin darles ventajas atrás, porque nos pueden liquidar”, admitió el técnico del Quindío, Miguel Augusto Prince, para quien “tanto nosotros como ellos, vamos a dejar todo en la cancha”.

Y de estrategias efectivas sí que sabe el estratega nortesantandereano, que tiene el equipo más equilibrado de la B. El cuadro cafetero fue uno de los que más goles anotaron en 2014 (60) y de los que menos permitieron (38). Por eso es el de mejor diferencia de goles a favor (22).

“Es verdad que no tuvimos una noche brillante en la ida, generamos muy pocas opciones de gol, pero ahora tenemos la obligación de atacar y cambiar la historia”, agregó Prince, quien siente que tiene un grupo de jugadores “maduros y preparados para afrontar la presión y ganar las tres finales que nos quedan”. El ganador del duelo de hoy no podrá celebrar demasiado, porque de inmediato tendrá que comenzar a prepararse para la serie por el ascenso, que se disputará entre el lunes 8 y el jueves 11 de diciembre, contra Jaguares.

Álvaro Hernández, técnico de Rionegro, señaló que “arrancamos bien. Tuvimos la paciencia para sacar el triunfo en casa. Queríamos ganar, pudo ser más amplio el resultado, pero enfrente había un gran rival, una gran figura como Julián Mesa, un portero que demuestra por qué lleva tantos años en el fútbol colombiano. Creo que tenemos un gran equipo y debemos demostrarlo en Armenia. Quindío es un gran rival, pero créanme que vamos a luchar con todo y tengo la convicción de que el equipo va a sacar un buen resultado y vamos a ser campeones del semestre”.

En el año, Rionegro ha jugado 45 partidos, de los cuales ha ganado 23, empatado nueve y perdido 13, mientras que Quindío, en igual número de juegos, ha logrado 20 triunfos y 14 empates.

“Los números muestran equipos muy parejos, con mucho trabajo táctico y buenas individualidades. El que esté más concentrado y maneje mejor la parte mental, será el ganador”, reconoció Hernández, quien no quiso referirse a la eventual serie contra Jaguares. “Primero lo primero. Vamos a enfrentar a Quindío y por respeto no podemos pensar en otro rival mientras no pasemos esta fase”.

Los directivos cuyabros esperan al menos 25 mil personas en su estadio, en el que ya celebraron un título de la B, el de 2001. Rionegro, aunque siempre ha sido gran animador, nunca ha logrado ascender. De hecho, en las campañas de 2001 y 2008 quedó subcampeón.