"A veces no se valora el trabajo colombiano": Juan Carlos Osorio

El técnico, quien se encuentra en Medellín acompañando a uno de sus hijos en el Pony Fútbol, habló sobre su presente en la selección mexicana.

Pasar desapercibido por cualquier calle de Medellín es una misión imposible para el técnico Juan Carlos Osorio. Fotos, autógrafos, abrazos y palabras de agradecimiento por parte de los seguidores del Atlético Nacional se volvieron cotidianos cada vez que visita la capital antioqueña.

Sin embargo, el entrenador risaraldense quiso dejar a un lado ese protagonismo durante estos días para disfrutar de los partidos del Pony Fútbol que se disputan en la cancha Marte Uno de la Unidad Deportiva Atanasio Girardot. Al igual que cientos de padres, Osorio llegó junto con su esposa, Julieth Ceballos, hasta las tribunas de este recinto deportivo para apoyar con cánticos, palabras de aliento y aplausos a su hijo menor, Juan Sebastián, quien está disputando la XXXII versión del torneo con el equipo Juan Pablo II.

En medio de esta fiesta del fútbol infantil, y la satisfacción que le produce ver a su hijo en la cancha, el actual seleccionador de México dedicó unos minutos para hablar de su presente, la selección de Colombia y los retos que se vienen en su carrera, y hacer un balance de 2015.

¿Cuál es la importancia de ver a las futuras generaciones del fútbol colombiano reunidas en eventos como el Pony Fútbol?

Yo vengo como padre de familia y lo único que espero de mi hijo es que se divierta a esa edad. Que disfrute y aprenda los valores de ser parte de un equipo. La puntualidad, la generosidad y la cooperación en el trabajo, porque a la final este deporte es un esfuerzo colectivo. Como profesional del fútbol recuerdo algo que decía Alex Fergusson: que a esta edad se puede observar quién tiene talento y quién no, pero es hasta los 15 o 17 años que uno puede valorar el carácter de los jugadores. Por ahora lo más importante o lo único importante es que lo disfruten y que compitan con su talento.

¿Qué balance hace de su trabajo en la temporada 2015?

Fue positivo, tuve dos cambios radicales. Primero, salir de Atlético Nacional, un club con el cual logramos cosas muy importantes y al que le que estamos agradecidos. Lo dejamos por ir a São Paulo, quizás uno de los equipos más grandes de Suramérica, y lo hicimos luego de comparar directamente el fútbol colombiano con el brasileño. Al final fue una experiencia increíble desde todo punto de vista. En lo deportivo dejamos una muy buena imagen, corroboramos que como entrenadores vamos por el camino indicado. Todas las enseñanzas, los aprendizajes y lo que hicimos en la cancha a través del juego sorprendió a los brasileños y me parece que dejó una lección positiva, porque a veces no se valora el trabajo colombiano.

¿Cómo fue el salto a la selección mexicana, uno de sus grandes sueños como entrenador?

Fue una decisión muy difícil salir del São Paulo. Dejamos el equipo cuarto en el torneo y en semifinales de la Copa Brasil. Pero pasar a una selección fue una gran posibilidad. Tomamos la selección mexicana y afrontamos dos juegos en 2015. Uno como locales contra El Salvador, que ganamos 3-0, y un 0-2 sobre Honduras como visitantes, que nos ilusiona mucho para lo que se viene.

¿Cómo analiza a los jugadores mexicanos en este proceso?

El jugador mexicano tiene como característica principal y propia el ser combativo, jugar al frente y buscar el resultado. Eso va de la mano con nuestra propuesta de juego, pues siempre es ofensiva; jugamos de igual a igual contra cualquier rival y en donde sea. Esperamos que en 2016 las cosas continúen así.

¿Qué diferencias tienen con los jugadores colombianos?

La diferencia está en la velocidad y la habilidad que posee el futbolista colombiano. Ellos son más combativos y luchadores.

¿Cómo conquistar a los mexicanos y a la prensa de ese país?

Lo más importante para nosotros son los jugadores. Seguramente, al principio tienen los interrogantes normales acerca del funcionamiento de la rotación, la planificación y el tema de entrenar la memoria operativa. En 10 días obtuvimos dos resultados positivos consecuencia del buen juego, la planificación y la buena ejecución de los muchachos. Eso ha generado confianza y credibilidad dentro del grupo. Los medios de comunicación son muy difíciles en México, pero la clave es no tomar nada personal y ocuparnos en lo que realmente es importante, como los entrenamientos y los juegos. También hay que entender que todo punto de vista es subjetivo, y en un país con 110 millones de personas viviendo en México y 40 o más en Estados Unidos hay muchísimos. Se deben valorar las opiniones constructivas, aprender de ellas, y las otras simplemente dejarlas a un lado.

¿Cuáles son sus próximos retos con la selección de México?

En febrero 10 tenemos un amistoso contra la selección de Senegal en Miami, y luego las eliminatorias para el Campeonato Mundial de Rusia 2018. El 25 de marzo enfrentaremos a Canadá en la ciudad de Vancouver y la vuelta será en el estadio Azteca en marzo 29.

¿Cómo ve el panorama de la selección de Colombia, tras un inicio no tan bueno en las eliminatorias?

Para analizar a la selección están ustedes, los periodistas. Como colombiano hago mucha fuerza para que el equipo gane, algo que sería muy bueno para todos.

¿Cómo vivió a la distancia la estrella 15 de Atlético Nacional?

Fue una final muy pareja con Júnior. Creo que este título fue muy bueno para el club, para el profesor Reinaldo Rueda y para el grupo de jugadores.