'El Bombardero' cuelga los guayos