Millonarios arrancó con pie derecho