La tercera fecha favoreció a los locales