Wilson Gutiérrez: la llave aún no está definida

Tras ganar 4-1 en Manizales, Santa Fe cerrará su paso a la semifinal en El Campín de Bogotá.

Wilson Gutiérrez, técnico de Independiente Santa Fe. / AFP

Apenas entró al camerino del estadio Palogrande de Manizales, tras haber derrotado 4-1 al Once Caldas, Wilson Gutiérrez se dirigió a sus jugadores, los felicitó por la buena presentación, pero les advirtió que hasta ahora se había hecho la primera parte de la tarea, que no se podían confiar y que en Bogotá deberían definir una serie que aunque pareciera liquidada todavía cualquier cosa podía pasar. El técnico más ganador en la historia de Independiente Santa Fe sabe perfectamente cómo manejar estos momentos y no se confía ante la ventaja. Su equipo fue contundente y demostró jerarquía para superar con amplitud a un Once Caldas que en el papel era el rival más complicado para los que clasificaron como cabezas de serie.

Eso sí, tras el marcador favorable, Gutiérrez se mostró satisfecho porque su equipo logró mantener un resultado en condición de visita y no le ocurrió lo mismo que en Medellín frente a Nacional o en el juego del Todos contra Todos en Manizales, en el que iba ganando y al final le empataron. “Lo que más destaco es que luego de irnos en ventaja no nos desesperamos, no dejamos espacios, fuimos sólidos, inteligentes y supimos contragolpear para luego ampliar la ventaja y cerrar un buen partido 4-1”, confesó el entrenador bogotano.

“Los primeros 15 minutos nos costó. Caldas presionó bien y nos complicó por el sector derecho. Hubo un remate que tapó Camilo Vargas, otro que pegó en el palo. Fueron momentos críticos, pero le fuimos tomando la idea al partido. El Caldas salió a atacar, dejó espacios y los aprovechamos. Ese era el partido que habíamos imaginado. Fuimos siempre arriba en el marcador y eso fue muy importante”, agregó el técnico del cuadro cardenal, quien fue claro en afirmar que la serie sigue abierta. “La llave no está definida, faltan 90 minutos claves en Bogotá. Es importante para nosotros la diferencia, pero sabemos que al frente está un gran equipo que va a querer darle la vuelta al marcador. Dimos un paso importante y ahora hay que ratificar el trabajo que se hizo”.

Aunque en los últimos minutos Santa Fe le bajó al ritmo y prefirió más tener la pelota en su propia cancha que atacar, Gutiérrez fue enfático en decir que eso no fue porque se sintieran ya clasificados, sino porque “hay un desgaste que se nota al final. Los muchachos habían corrido bastante y quizá por eso se nota un poco que bajamos la intensidad. Pero no es que queramos bajarle el ritmo, sino que dosificamos para evitar lesiones o contrariedades, sin embargo, la idea al final fue intentar aprovechar cada ataque para ampliar el marcador”.

Finalmente, Wilson explicó que es cierto que se pudo haber forzado una amarilla para Wílder Medina para que cumpliera una fecha de sanción y así quedar limpio para las semifinales, pero no se hizo así. “Lo importante es que estamos ahí. Son situaciones que se dan en el fútbol, así que hay que manejarlo y seguir adelante, trabajando con normalidad”.