Wilson Gutiérrez, un hombre que se ganó la confianza