Y ahí sigue el maestro...

Este viernes en la noche (7:45 p.m., Win) Júnior recibirá a Alianza Petrolera en el Metropolitano.

Alexis García dirigirá su decimocuarto partido de Liga con el Júnior. / El Espectador
Alexis García dirigirá su decimocuarto partido de Liga con el Júnior. / El Espectador

“El que no valora tus victorias es porque no conoce tus batallas”. Con esa frase motivó Alexis García a los jugadores del Atlético Júnior en medio de la etapa de crisis por la que el equipo cruzó. Cuando los resultados no salían y el barco estaba a punto de hundirse, García decía con firmeza que las ratas eran las primeras en abandonar una nave a punto de hundirse. Por eso continuó y, como un capitán responsable y consciente de que nuevamente saldría a flote, fue ayudando a sellar las grietas, engrasar las máquinas y poner en marcha el barco. En ese proceso, que fue eterno para muchos, pero sabio y bien manejado para otros, la clave fue mantener en alto la confianza de los jugadores, con el fin de inyectarles la actitud ganadora que les permitiera navegar con éxito.

Luego de una racha de cinco partidos sin conocer la derrota, los junioristas enfrentarán este viernes en la noche (7:45 p.m., Win Sports) a Alianza Petrolera, en el estadio Metropolitano de Barranquilla. Para Alexis, este será un compromiso de suma importancia en la revalidación del cambio positivo que ha tenido su equipo, además de una oportunidad perfecta para meterse en el grupo de los ocho.

En diálogo con El Espectador, Alexis comentó cómo han sido estos meses de lucha, en los que ha pasado de ser odiado a amado por muchos.

¿Este Júnior ya tiene el ADN de Alexis García?

Creo que en un porcentaje muy alto, no en su totalidad, pero sí por momentos, veo el estilo que me gusta.

¿Cómo ha sido trabajar la parte mental en el momento de crisis?

Ha sido lo más importante. Primero que todo, hemos tenido que esforzarnos en la parte cultural y en la forma de trabajo. Pienso que con base en el discurso se logra convencer a los jugadores.


¿Cómo es la cultura del futbolista costeño?

Es una región con una determinada manera de pensar. Respetable, rica en valores, pero en esto del fútbol la informalidad no funciona para llegar a lo que se quiere, hay que ser más estrictos.

En el fútbol la gente es acomodada... Cuando los resultados salen bien, se suben al bus de la victoria, pero cuando se flaquea, se bajan del bus y lo cogen a palo. ¿Cómo ha manejado esto?

Creo que es cuestión de tomar con tranquilidad las críticas y los elogios, intentar que la gente empuje para el mismo lado. No puede haber acomodados, que esperen a que haya arrancado el carro para subirse.

En cinco fechas pasó de villano a héroe en Barranquilla...

No me he sentido villano ni héroe. Soy una persona común y corriente que trabaja todos los días más y mejor. Me enamoro de mi trabajo y siento cierta indiferencia frente a esos adjetivos calificativos.

Desde que estaba en La Equidad, alababa el juego de Edwin Cardona. ¿Qué puede decir de él ahora?

Me parece que si Edwin se lo propone, puede llegar a ser el mejor 10 de Colombia. Es un jugador que hay que valorar, incluso para la selección de mayores. Tiene cosas de un típico 10, como Ómar Pérez o Macnelly Torres, además de un cambio de ritmo impresionante.

¿Y la sociedad que ha hecho con Yossimar Gómez?

Se complementan bien porque a los dos les gusta la pelota y se buscan. Él también es veloz y le gusta.


¿Cómo analiza el juego de Alianza Petrolera?

Es un equipo que viene bien. Son muchachos que corren muchísimo y manejan muy bien la pelota. Tienen la huella de Héctor Estrada, y ahora con Guillermo Berrío han mejorado mucho en la parte táctica. Para vencerlos, la clave es quitarles el balón.

¿Cuáles son sus cuentas para clasificar?

Se habla mucho de que con 26, 27 o 28 puntos se podría clasificar, pero la meta que nos hemos puesto es llegar a los 30 puntos. Tenemos cómo hacerlo, somos competitivos y para lograrlo debemos seguir tomando cada partido como una final.


Cuando llegó a Barranquilla, el presidente del club afirmó que usted venía para liderar un proceso largo. ¿Todavía sigue con esa idea?

En los momentos más difíciles conocí mejor a la gente. Estoy convencido de que los directivos valen oro. Son gente de largo plazo que aparece cuando vas mal. En la crisis aprendí a valorar eso y me gustaría estar mucho rato acá.

¿Cómo se ha sentido en la ciudad, la gente lo ha tratado bien siempre?

Para mí fue dura la adaptación al calor, a los aires acondicionados. He sufrido de rinitis, pero he estado mejor. El ambiente sí es espectacular. Jamas pensé que me tuvieran tanto cariño. Nunca encontré una voz en contra en la calle. He visto familias que oran por mí y por el equipo, y eso es algo de apreciar. He sentido respaldo en todo momento. Siempre encuentro mensajes positivos. De verdad estoy muy agradecido.

¿Y la adaptación de su familia?

Ha sido buena, se vinieron llorando de Bogotá, pero ahora son felices acá.


¿Qué tan importante es Carlos ‘Panelo’ Valencia para usted?

Mi relación con Panelo y el cuerpo técnico es espectacular. Una amistad con mucho respeto. Cada uno tiene sus tareas claras. Una vez a la semana nos sentamos a analizar y ver los partidos de los rivales. Aportamos ideas y nos apoyamos.

¿Cómo es él?

Es un gran hombre, noble y leal. Muy simpático; en los momentos más berracos te saca chistes que te vuelven a endulzar el ambiente. Los muchachos lo valoran muchísimo.


A usted, ¿qué le saca la piedra?

El irrespeto.

¿Qué lo hace sonreír?

Los apuntes en momentos claves, así sea en los de más tensión.

¿Qué otra cosa le gusta hacer a parte de dirigir?

Me gusta leer, ese es uno de mis pasatiempos más importantes. Es algo que me da paz y tranquilidad.

¿Qué lee?

Leo varias cosas a la vez. En este momento tengo cuatro libros sobre mi cama: la Biblia, un libro de Cristiano Ronaldo, Un espíritu invencible y otro de fútbol sobre la presión táctica.

Usted se ha declarado admirador de Jorge Valdano. ¿Qué le gusta de él?

Somos muy amigos, he leído todos sus libros. De él admiro las convicciones y las formas de expresarlas. Tiene una claridad que me sorprende.

¿Podría ser como él?

Me falta mucho.

[email protected]