Ya estoy tranquilo: Fernando “El Pecoso” Castro

A pesar de que el Cali no gana desde hace tres fechas, su técnico cree que el equipo va retomando el nivel que mostró anteriormente.

Deportivo CaliFernando “El Pecoso” Castro, técnico del Deportivo Cali.

Después de explotar cuando el Deportivo Cali perdió 2-0 en casa frente al Envigado en la fecha 13 de la Liga Águila, arremeter contra sus jugadores de manera efusiva e incluso amenazar con irse del equipo, el Pecoso Castro volvió a respirar tranquilo. No importa que siga sin ganar desde ese juego ni que el fin de semana el Medellín le haya remontado un partido que iba ganando por dos goles de diferencia. El Cali está jugando bien y eso basta. “No me puedo ir enojado con mi equipo. Jugué con el primero del campeonato y le peleé el partido mano a mano. Como aficionado, si vengo al estadio y veo dos equipos jugar con esa intensidad y con la ilusión de ganar, ya estoy tranquilo. Creo que hasta el 2-0 íbamos bien y merecíamos el triunfo, porque habíamos hecho más. Inclusive tuvimos para hacer dos o tres goles más, pero nos faltó definición”, confesó el manizaleño de 66 años que con su estilo particular se ha convertido en uno de los entrenadores protagonistas en los últimos torneos del fútbol colombiano.

Aún quedan cinco fechas por jugar y el Cali ya tiene 25 puntos en la tabla de posiciones, por lo que estaría a dos triunfos de consolidar su clasificación a las finales de la Liga. Además, desde el próximo partido, frente a Santa Fe en El Campín, podrá contar de nuevo con una de sus figuras, el volante Yerson Candelo, quien debido a una lesión se ha perdido las últimas jornadas y seguramente les dará con su desequilibrio una mano a los azucareros en la recta final del campeonato. Algo que sigue siendo positivo, a pesar de los resultados, es el nivel de los jugadores de ataque. Cuando no es Harold Preciado el que marca, lo hace Rafael Santos Borré, quien ya pasó de ser promesa a realidad. Con 19 años, la presión que carga por ser una de las revelaciones de la Liga no le pesa. No se cree el cuento y con humildad y trabajo sigue demostrando que es un jugador de exportación. Ante el DIM marcó un verdadero golazo y llegó a siete tantos en el semestre, siendo el segundo goleador del certamen, por detrás de su compañero de equipo, el tumaqueño Preciado.

El propio Pecoso confesó la semana pasada que había negociado sus principios y había cambiado la forma de entrenar. Ya no lo estaba haciendo a doble jornada, como acostumbró a lo largo de su carrera, sino sólo por la mañana, con el objetivo de no desgastar al grupo. Cedió y el nivel del equipo se vino abajo. Desde hace ocho días prometió volver a trabajar como siempre (a doble jornada) y los resultados se notaron. De ahí su tranquilidad, que incluso le permitió enfocarse más en hablar bien de su rival y defender a su técnico que hablar mal de su grupo. “¿Un equipo de primero y con 30 puntos, y le ven peros? Pobre Hernán (Torres). No le veo nada malo y ningún pero a un equipo que está de primero. Si es líder es porque tiene argumentos futbolísticos. Todos los partidos no los van a ganar ni a empatar ni a perder. Hay que reconocerle a los rivales así como yo lo hice con Envigado y Cortuluá”.

Claro que, a pesar de su tranquilidad, el Pecoso no cederá más. No dejará que sus jugadores se descarrilen, como lo pudieron hacer unas fechas atrás. Sabe que la mayoría son jóvenes y por eso debe estar muy pendiente de ellos, y no descansará hasta lograr el objetivo. “Trabajar y seguir trabajando”, como dice, con una redundancia aceptable, en su característico estilo de hablar. Así es y así será Fernando Castro, un entrenador que, con más de 40 años en el fútbol profesional colombiano, sigue aportando.

Temas relacionados