Las absurdas exigencias de la UEFA a los clubes locales en partidos Champions

El Leicester, que debutó el martes en casa en la máxima competición continental, se ha topado con las estrictas normas impuestas por el marketing.

Estadio del Leicester. Foto: AFP

El Leicester debutó como local en la Liga de Campeones con una victoria por 1-0 ante el Porto. No fue una victoria fácil para el campeón inglés, que ha comenzado con buen pie su andadura por el torneo más importante de clubes de Europa. Pero más allá del resultado, los asistentes al King Power Stadium, que disfrutaron con la segunda victoria de su equipo, vivieron un ambiente totalmente diferente al que se vive en la Liga Premier por las estrictas normas impuestas por la UEFA.

Fue duro para el Leicester, que tuvo que cambiar toda la ceremonia previa a un partido. El primero que sufrió por la normas de la UEFA fue Filbert Fox, la mascota del campeón de la Premier. Presente habitualmente en los partidos del cuadro inglés en las competiciones domésticas, le tocó guardarse en la foto oficial y sentarse y ver el partido sin mucha algarabía.

En la Champions sólo tienen permitido posar con el equipo, con petición previa a la federación y siempre y cuando su tamaño no supere demasiado al de una persona. Pero no solo fue eso. Una vez tomada la foto, la mascota no pudo celebrar los goles con los futbolistas. Las mascotas no pueden tener protagonismo en los partidos. Aunque los clubes recurren a ellas para animar las previas. Sin ir más lejos, Atlético de Madrid y Bayern Múnich hicieron confraternizar a sus mascotas (Indi y Berni) antes del partido de ida de semifinales la temporada pasada. (Lea más información deportiva en www.elespectador.com/deportes)

Pero no fue lo único que tuvo que vivir el Leicester en el partido contra Porto. En este torneo continental todo está medido con precisión. Incluso existe un protocolo para el corte del césped, que debe en televisión debe lucir perpendicular a la línea de banda, además no debe exceder los 30 milímetros y debe estar cortado a la misma altura – tanto en la sesión de entrenamiento como en el encuentro –.  Y para finalizar, la música de celebración de los goles, habitual en muchos estadios, está restringida a 15 segundos y también requiere de la aprobación de la UEFA.

En el artículo 28 del reglamento de la UEFA se habla de los estadios. En donde piden a las federaciones del país que reciba la competencia inspeccionar cada uno de los escenarios y verificar que cada uno de ellos cumpla con la estructura requerida. En ese punto se destaca que deben tener todas las facilidades (de emergencia, sistema de iluminación, protección ante posibles intrusos al gramado, etc.). Cualquier aspecto está tasado y pautado con precisión. Hasta un total de 117 cuestiones son evaluadas por la UEFA antes del comienzo de la competición.

Temas relacionados