Adiós al patriarca del fútbol argentino

Julio Humberto Grondona, presidente de la AFA, falleció a los 82 años en la ciudad de Buenos Aires.

AFP

Durante la mañana de este miércoles, Julio Humberto Grondona, uno de los directivos más grandes en la historia del fútbol gaucho y del fútbol mundial falleció a la edad de 82 años cuando estaba a punto de ser operado por una aneurisma localizada en la arteria aorta. El dirigente fue internado en el Sanatorio Mitre de Buenos Aires debido a una indisposición cardíaca sufrida la madrugada de este miércoles.

Producto de su edad, el expresidente de la AFA había sufrido varios inconvenientes de salud en los últimos años teniendo que ser operado en Suiza y en Argentina por problemas intestinales. Además, la muerte de su mujer y compañera de toda la vida, Nélida Pariani, que falleció en diciembre de 2012, lo dejó golpeado anímicamente en los últimos meses.

En medio de polémicas, investigaciones por corrupción y una gran cantidad de títulos culminó  el ciclo de Julio Humberto Grondona al mando de la Asociación de Fútbol Argentino, entidad de la que al parecer solo la muerte podía separarlo.

El recorrido de un patriarca

Grondona nació el 18 de septiembre de 1931 en Avellaneda, Argentina y desde aquel entonces vivió en Sarandí, lugar donde permaneció hasta el día de su muerte. Se casó a los 24 años de edad y tuvo tres hijos: Liliana, Humberto, director técnico y Julio, presidente de Arsenal de Sarandí.

Cabe resaltar que el dirigente estudió en Universidad del Salvador y en la Facultad de Ingeniería de La Plata, antes de fundar en 1957 el Arsenal Futbol Club y ejercer como presidente del mismo en el periodo de 1957 a1976 antes de partir hacia el Atlético Independiente para ser su presidente entre 1976 y 1979.  Como presidente de la AFA permaneció en el cargo desde 1979 hasta el día de hoy.  Bajo su mandato, la Albiceleste logró el Mundial de 1986, la Copa América de 1991 y 1993; las medallas de Oro en Atenas 2004 y Beijing 2008. Con el seleccionado Sub 20 ganó los títulos mundiales de 1979, 1995, 1997 y 2001. En 1989 inauguró en Ezeiza, en terrenos otorgados por el Estado en concesión durante 30 años, el predio de 600 hectáreas para entrenamiento y concentración de los seleccionados. Además fue miembro del Comité Ejecutivo de la FIFA desde 1988 y actualmente ejercía el cargo de vicepresidente.

"En los años que llevo en AFA tuve más denuncias que Al Capone"

Para Grondona el fútbol significaba una gran parte de su vida pues desde muy joven estuvo ligado con el equipo Arsenal de Sarandí, el cual fundó. Siempre mantuvo como su máximo ídolo a Arsenio Erico y su recuerdo futbolístico más grato en este deporte se dio en el Estadio Azteca durante la final de la Copa Mundial de la FIFA en  México 1986 cuando Argentina derrotó a Alemania por 3-2 y obtuvo su segundo título en este certamen.

Amado por muchos y odiado por otros, la partida de uno de los dirigentes deportivos más reconocidos de todos los tiempos divide a la opinión pública entre quienes creen que logró posicionar el futbol argentino dentro de los mejores del mundo y los que afirman que hizo de la AFA una mafia llena de intereses y disputa de poderes.