Adrián Ramos: Siempre estoy pendiente de la convocatoria

El delantero colombiano estará por primera vez con el combinado tricolor en la era de José Pékerman.

EFE

Aunque ya ha estado en los anteriores ciclos de la selección de Colombia de mayores, Adrián Ramos estará por primera vez en la era de José Pékerman con el combinado tricolor.

Ramos, de 28 años de edad, lleva 14 tantos en 20 partidos esta temporada con el Hertha de Berlín, una efectividad que fue clave para que el técnico argentino lo incluyera en la lista de 26 jugadores que disputarán el primer partido de Colombia en el año 2014 ante Túnez el próximo 5 de marzo.
“Siempre que va a haber una convocatoria, estoy pendiente y trato de escucharla en alguna emisora colombiana de radio”, le expresó el delantero oriundo de la población de Santander de Quilichao, departamento del Cauca, a Fifa.com.

De lo que no hay dudas es de que el máximo goleador en Alemania, igualado con Robert Lewandoski y elegido por los aficionados mejor jugador de la primera vuelta del torneo, vive su momento más dulce. “Estoy contento, porque el trabajo que se está realizando está dando resultado. Estoy marcando goles que ayudan al equipo a estar en buenas posiciones, y cuando uno mira la tabla de goleadores y ve que está peleando, se queda tranquilo al ver que las cosas están saliendo bien”, explica.

“A algunos les toca tener una carrera llena de éxitos desde temprana edad. La mía ha sido, sin embargo, una carrera con altibajos. El fútbol es así y no a todos nos puede llegar el éxito al mismo tiempo. He trabajado duro para superarme y en los momentos difíciles siempre he creído y he tenido fe. Ha sido difícil llegar hasta aquí”, afirma Ramos, quien dice que sobreponerse a muchos obstáculos , en su carrera como futbolista fue algo duro, pero que nunca perdió el ánimo: “de pequeño me demoré un poquito en crecer, y como siempre se mira que el jugador tenga un porte fuerte y buena altura y mi caso era otro, tuve muchos problemas”.

Con sus 1,85 metros de estatura, cuesta creer que su carrera estuviera a punto de concluir antes de tiempo por problemas de crecimiento. “Además, en mi familia todos somos altos, sólo que yo me demoré un poco en alcanzarlos”, comenta el goleador.

Superados esos problemas, comenzó a destacarse en el América e inició su carrera como internacional en el equipo que alcanzó la cuarta plaza en el Mundial Sub-17 de 2003, en Finlandia. Llegó entonces su gran oportunidad: el anhelado salto a Europa. El Hertha de Berlín se hizo con sus servicios y comenzó una nueva etapa, ilusionante, pero nuevamente con más de un obstáculo.

“Todos nos preparamos para jugar en Europa y era lo que quería, pero los primeros meses fueron muy difíciles. Llegas a una nueva vida, empiezas desde cero, no conoces a nadie y el alemán es un idioma muy complicado. Afortunadamente pude asimilar el cambio. Hoy puedo comunicarme bien, superamos las dificultades y mi familia y yo estamos muy contentos aquí”, asegura.

Con o sin Falcao, está claro que la competencia por un puesto en la delantera de Colombia en la Copa Mundial estará muy reñida y más teniendo en cuenta el buen momento por el que atraviesan los otros delanteros en Europa. “Hay más compañeros que lo están haciendo muy bien y la competencia es difícil, pero uno tiene el sueño de estar en Brasil. Es mi mayor reto, y sólo queda esperar”, concluyó.