Alemania aterriza con dudas en sus filas

La selección tricampeona busca dejar atrás una accidentada preparación marcada por las lesiones.

El entrenador alemán Joachim Löw (centro) habla con su asistente, Hansi Flick. / EFE

Tras una preparación plagada de problemas deportivos y extradeportivos, la selección alemana confía en recuperar las buenas sensaciones en Brasil, donde pese a los contratiempos espera desarrollar su minuciosa planificación.

“El Mundial acaba de comenzar para nosotros. Nos alegramos de que tras largas planificaciones y muchas discusiones estemos en Brasil. Esto ya puede empezar”, dijo el entrenador Joachim Löw tras arribar el domingo a Campo Bahía, el espectacular complejo construido especialmente para el equipo en el pequeño pueblo de pescadores de Santo André.

La selección alemana, una de las grandes candidatas al título, llegó a Brasil tras un viaje agotador: 10 horas y media de vuelo desde Alemania, otro avión a Porto Seguro y una conexión en bus. Sin embargo, Löw apenas les dio descanso a sus jugadores, que debieron saltar al campo a su primera práctica pocas horas después de haber llegado y aún con el jet lag encima.

“Todos esperábamos este momento”, dijo Löw, quien confía en que la llegada a tierras brasileñas ponga fin a la ‘maldición’ que ha perseguido al conjunto alemán en su preparación. La baja de Marco Reus, importante pieza en el esquema, supuso un duro golpe. El extremo del Borussia Dortmund se lesionó el tobillo izquierdo el viernes durante el último amistoso preparatorio y fue reemplazado por Shkhodran Mustafi, defensor de la Sampdoria.

La baja de Reus pone a Löw ante un rompecabezas en el mediocampo, donde evalúa subir a su capitán, el lateral Philipp Lahm, según se vio en las primeras prácticas. La variante ya la había probado el técnico en el amistoso que Alemania ganó el viernes por 6-1 a Armenia, cuando ensayó un esquema de 4-3-3.

El uso de esa variante en el debut del 16 de junio ante Portugal en Salvador implicaría que Sami Khedira, con poco ruedo en el Real Madrid, y Bastian Schweinsteiger deban pelear por una plaza en el mediocampo para acompañar a Lahm y Toni Kroos. La recuperación de Lahm es una de las pocas buenas noticias para la selección alemana, que también cobró algo de ánimo al saber que podrá contar para el debut con el arquero Manuel Neuer.

Las lesiones no son el único problema. El equipo vivió a fines de mayo escenas de pánico durante una actividad promocional en sus entrenamientos en Italia, producto de un accidente automovilístico. La actividad, organizada por uno de sus auspiciantes, terminó con dos personas heridas que debieron ser hospitalizadas al ser atropelladas por un coche del Campeonato Alemán de Turismo (DTM), conducido por el piloto germano Pascal Wehrlein, quien era acompañado por un futbolista de la selección.