Alemania, a demostrar el favoritismo

Hoy, en Fortaleza, deberá justificar ante una difícil y necesitada Ghana por qué es uno de los candidatos para lograr la Copa del Mundo.

Bastian Schweinsteiger, volante alemán. / AFP

La historia de hace cuatro años se repite. De nuevo, en la primera fase, Alemania y Ghana se enfrentan. Lo hacen, incluso, con jugadores que ya habían estado en ese encuentro de Sudáfrica 2010, donde los europeos salieron vencedores. El partido aquella vez, en primera ronda, quedó 1-0. Fue cerrado, difícil. Los teutones necesitaban los puntos porque Serbia los había sorprendido. Pero ahora los papeles cambiaron: los africanos son los que deben ganar en Fortaleza si quieren permanecer en la fiesta mundialista. Una derrota los dejará con muy pocas probabilidades de pasar a octavos de final. Eso, dependiendo de lo que suceda entre Portugal y Estados Unidos.

Pero aunque el pasado lunes los germanos demostraron ante los lusos ser una verdadera máquina, un grupo arrollador con buena defensa y un ataque consistente, las ‘Estrellas negras’ no serán fáciles de vencer. No en vano, hoy por hoy son una de las mejores selecciones de su continente: en el pasado Mundial alcanzaron los cuartos de final, donde cayeron por penales ante Uruguay. Y ese mismo año fueron finalistas en la Copa Africana de Naciones.

“No será fácil, porque los ghaneses necesitan los tres puntos a toda costa. Nos costará mucho esfuerzo doblegarlos, pero podemos confiar en nuestras posibilidades”, dijo ayer Mario Goetze, volante alemán.

Sí, no será fácil. Así Müller ya lidere la tabla de goleadores de la competencia y junto a él brillen unos jugadores que están en las mejores ligas europeas. No lo será porque Ghana, además, tiene un nómina poco despreciable. Por ejemplo: el veterano Michael Essien y Sulley Muntari, del Milan; o Gyan Asamoah, lateral ofensivo de la Juventus; o Kevin-Prince, volante del Schalke 04.

Ellos y buena parte del plantel son rápidos y tienen buena técnica. Tienen, por demás, experiencia. Y Essien, que estaba en duda, al parecer ya está recuperado, mientras que Mats Hummels, central alemán, aún no ha logrado superar una contusión en el muslo derecho.

“Alemania no ha ganado nada en los últimos años por la falta de líderes y carácter”, aseguró el irreverente Kevin-Prince, quien se enfrentará de nuevo, como en 2010, a su hermano germano Jerome Boateng. En últimas, como dijo él, “el equipo con más hambre ganará y nosotros, los ghaneses, lucharemos hasta la muerte”.