Amaranto, haciendo historia colchonera