A amargar la fiesta del anfitrión

La selección mexicana de fútbol intentará arrebatarle la victoria a Brasil esta tarde, a partir de las 2:00 p.m. en Fortaleza, y de paso meterse en los octavos del Mundial.

Después de un debut victorioso, pero que dejó ciertas dudas en el esquema de juego, México intentará amargarles la fiesta a los más de 40.000 hinchas locales que estarán en el estadio de Fortaleza para el choque con Brasil.

El tri contará con una cara muy diferente, más competitiva, como la mostró en algunos momentos el pasado viernes en su triunfo por 1-0 ante Camerún.

Si le toca mirar al pasado, la selección mexicana prefiere aferrarse a otros partidos decisivos en los que puso en serios aprietos e incluso mandó a la lona al todopoderoso Brasil.

Un partido que se recuerda en ambos lados, y de sabor amargo para la pentacampeona del mundo, es la final de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, cuando México se colgó el oro al derrotarla por 2-1.

El campeón olímpico tenía en sus filas, entre otros, a José Corona, Carlos Salcido, Héctor Herrera y Oribe Peralta, autor de los dos goles de su equipo en la final de Londres y del único tanto válido de México ante Camerún el pasado viernes.

La selección mexicana también ha propinado otros reveses a la brasileña, como en la final de la Copa Confederaciones de 1999. Sin embargo, perdió en las tres ocasiones en las que se midió a la canarinha en mundiales.

“A nosotros nos ha tocado ver ese enamoramiento de México con Brasil en Guadalajara, pero también se los apoyó mucho en 1986. En casa se les tiene un cariño especial por lo que significaron esas dos Copas del Mundo con ellos. Para nosotros representa algo excepcional estar en estas tierras, aunque difícilmente querremos hoy que nos apoyen estando en el mismo grupo. Pero sería sensacional que los dos consigamos un boleto”, expresó el estratega mexicano Miguel Herrera.

Además, México, por su condición de visitante y por su buen debut, juega con menos presión y se conformaría hasta con un empate que le serviría para tener tranquilidad en el partido decisivo del grupo A, contra Croacia, por lo que Herrera probablemente saldrá a la defensiva.

“Vamos a ir a todas las pelotas divididas buscando que sean nuestras. Seguramente vamos a correr mucho más que ellos, porque si queremos ganar tendremos que correr”, concluyó el seleccionador mexicano

Se espera que el tri juegue al contraataque y tienda una línea de tres defensas centrales apoyados por dos laterales, con el objetivo de impedir que le lleguen balones a Neymar.

Para esto México cuenta con Rafael Márquez, quien se ha convertido en el referente del equipo y en una prenda de garantía en la zona defensiva.