Argelia sueña con dar la pelea

Brasil 2014 parece ser la Copa Mundo de las sorpresas. Después de 32 años, el cuadro africano logró su segunda victoria en su historia en los mundiales. Tras derrotar 4-2 a Corea del Sur , los argelinos ven la clasificación a los octavos de final cada vez más cerca.

Abdelmoumene Djaboyu celebra el tercer gol que Argelia le convirtió a Corea del Sur. /AFP

Argelia resultó ser toda una revelación en el grupo H del Mundial. No sólo en su primera salida frente a Bélgica —partido que a pesar de comenzar ganando perdió 2-1— sino en el partido de ayer contra Corea del Sur. Fue superior en todos los aspectos. Fue preciso, táctico y contundente. Por su parte, a los asiáticos parece que se les acabó la gasolina. Una selección mezclada entre experiencia —varios jugadores lograron el cuarto puesto en 2002— y juventud, al parecer no logrará pasar otra vez a segunda ronda. La goleada que le propinaron los africanos por 4 a 2 sepultó cualquier aspiración.

Los jóvenes argelinos, la mayoría nacionalizados porque nacieron en suelo francés y jugaron en las selecciones menores de este país europeo, hicieron evidentes las grandes falencias de la defensa coreana, que no tuvo claridad ni en las marcas ni en el juego aéreo. El primer gol llegó tras un balón largo, que en velocidad ganó Islam Slimani, quien ante la salida del portero definió con simpleza. Corea del Sur volvió a poner en juego el balón. Tan sólo habían pasado dos minutos cuando Argelia dio la segunda estocada después de un cobro de tiro de esquina. Una mala salida del arquero Sung Ryong Jung le permitió a Rafik Halliche cabecear sin problemas.

Terminada la primera mitad, Argelia empezaba ya a cerrar el partido. Un error de la pareja de centrales de Corea le dio la posibilidad a Djabou de marcar el tercer gol. Los asiáticos iniciaron la segunda mitad a toda máquina. En el minuto 50 lograron el descuento con un tanto de Heung Min Son. Las esperanzas aparecían porque en esos momentos eran los dueños del balón y de las propuestas de ataque. Pero el partido se cerró tras una excelente jugada de Yacine Brahimi, quien se juntó con Feghouli y tras una perfecta triangulación decretó el cuarto gol.

La respuesta no se hizo esperar y los coreanos marcaron su segundo tanto tras una serie de rebotes en el área rival. Ja Cheol Koo fue el encargado de enviar el balón al fondo de la red. Los asiáticos intentaron, sin orden ni ideas, acortar la diferencia, pero se estrellaron contra una sólida defensa que no perdió ningún balón por arriba y, sin complicaciones, rechazaba cualquier pelota que pudiera generar algún peligro. Corea del Sur tiene una remota posibilidad de clasificar. Deberá ganarle al líder del grupo y ya clasificado Bélgica y esperar a que no gane Argelia en su encuentro contra Rusia. También tendría que esperar que si hay algún ganador en ese partido no sea por una amplia diferencia, ya que ellos tienen el peor gol diferencia.

Argelia, por su parte, sueña con clasificar por primera vez en su historia a una segunda ronda de una Copa Mundo. Ayer ganó su segundo partido después 32 años. Su histórico triunfo frente a Alemania en España 1982 podría dejar de ser su victoria más importante si este grupo de jóvenes logra convertirse en otra de las tantas sorpresas de Brasil 2014.