Arjen Robben, ilusionado con el título en Brasil

El extremo holandés sueña con la revancha ante España.

Pocos se extrañarían de ver a Arjen Robben pasar los dos próximos días rumiando recuerdos dolorosos. Al fin y al cabo, la última imagen de la Copa Mundial de la FIFA que el extremo holandés guarda en su memoria es la de su rival de este viernes, España, levantando el trofeo que él tanto anhelaba.

Pero fue otro recuerdo —el de su fallido uno contra uno frente a Íker Casillas a mediados de la segunda mitad— lo que atormentó a Robben durante los días y meses que siguieron a aquella cumbre. “Pienso mucho en esa jugada”, confesó en el epílogo del torneo. “Duele fallar una ocasión así”.

No obstante, Robben se mostró optimista más que pesimista durante su conversación con FIFA.com de cara al reencuentro con la Roja en Salvador de Bahía. Mucho del porte animoso y sereno del delantero de 30 años es atribuible a su afortunada trayectoria personal desde aquella aciaga noche en Johannesburgo. En ese sentido cabe destacar su conquista de Europa y del mundo con el Bayern de Múnich, y su gol definitivo en la final de la Liga de Campeones de la UEFA de 2013, en la que fue nombrado mejor jugador del partido.

Por la revancha
Su felicidad parece deberse en igual medida a los jóvenes jugadores holandeses que han viajado con él a Brasil, al sistema de juego que han adoptado y, sobre todo, al hombre responsable del nuevo proyecto de la Oranje. Tal era su buen humor que incluso le dio para reflexionar sobre el certamen de 2010 con pundonor más que con remordimiento, y para calificarlo como su Mundial favorito.

“Me siento muy bien en estos momentos, tanto física como mentalmente”, afirma con énfasis. “Un Mundial siempre es algo especial, y estoy muy contento de estar en Brasil para jugar éste. Guardo recuerdos particulares de cada Mundial que he visto o jugado, pero el de Sudáfrica fue un gran torneo para mí. Obviamente fue una gran decepción que perdiéramos la final, pero yo sigo estando muy orgulloso de lo que conseguimos juntos en aquel campeonato”.

Será sin embargo un nuevo equipo y a las órdenes de un nuevo entrenador el que tratará de emular o superar aquel formidable logro. Robben, de hecho, es uno de los tan sólo siete veteranos de la campaña de 2010 que se ha colado en la nueva selección de los Países Bajos. España, en contraste, ha renovado su confianza en 16. Y mientras Vicente del Bosque sigue gobernando los destinos de la Roja, los holandeses obedecen ahora las instrucciones de un nuevo estratega, Louis van Gaal. Ese cambio en la dirección, empero, es algo enteramente positivo desde el punto de vista de un jugador que ha funcionado bien en el fútbol de clubes y en el de selecciones bajo la tutela del que muy pronto será técnico del Manchester United.

“Trabajé con él en el Bayern de Múnich antes de que asumiera este puesto, de modo que él ha sido muy importante para mi carrera”, señaló Robben en alusión a Van Gaal. “Junto con [Pep] Guardiola, puedo decir que es el mejor entrenador que he tenido”.

Cambio de planteamiento
Una de las decisiones más relevantes y controvertidas de Van Gaal de camino a la Copa Mundial de la FIFA ha sido su descarte del tradicional esquema 4-3-3 de la Naranja Mecánica y su implantación de un 5-3-2. Robben, no obstante, fue consultado acerca de ese cambio táctico junto con el otro hombre clave de la Oranje, Robin van Persie, y no tiene ningún reparo en proclamar su más ferviente acuerdo. “Hemos jugado tres partidos con la nueva formación”, arguye, “y ninguno de nuestros rivales —Ecuador, Gales y Ghana— crearon demasiadas ocasiones, mientras que nosotros sí las tuvimos. Estoy convencido de que éste es el mejor modo de jugar para nosotros en estos momentos”.

Confiado y evidentemente a gusto con el nuevo rumbo del equipo con Van Gaal al timón, Robben no deja de ser realista acerca de las perspectivas de su escuadra con vistas al torneo. La tónica de las apuestas otorga un papel menor a la selección de los Países Bajos, que ha quedado encuadrada en el mismo grupo que España, Australia y un muy respetable combinado de Chile. Incluso está en duda si los Tulipanes lograrán pasar a la ronda de octavos. Pero aunque Robben entiende esas reticencias, estima que quienes perciben la juventud de su equipo como una desventaja podrían llevarse una sorpresa.

“Tenemos un equipo joven pero lleno de talento”, advierte. “La experiencia es importante, especialmente a nivel mental. Pero en el campo todo gira en torno a jugar bien y a hacer lo que hay que hacer, y para eso no importa si tienes 22 o 32 años. Simplemente tienes que hacer lo que se te pide”.

“Dicho eso, en mi opinión, Brasil, Argentina, España y Alemania son las favoritas”, puntualiza. “Para nosotros será difícil, porque tenemos que jugar en un grupo muy duro. España es el vigente campeón del mundo y de Europa, y dos equipos españoles han jugado este año la final de la Liga de Campeones. Eso lo dice todo. Chile también tiene un equipo muy sólido, con jugadores excelentes que juegan al ataque. Y Australia es muy fuerte físicamente. Hemos jugado unos cuantos partidos contra ellos y nunca les hemos podido ganar”.

“Pero nuestros preparativos van viento en popa”, añade chispeante. “Estoy muy contento de estar en Brasil ahora mismo. Se puede palpar que el torneo está a punto de empezar. Brasil es una de las mayores potencias futbolísticas del mundo, tal vez la mayor, de modo que es fantástico que el Mundial se haya organizado aquí. Espero y deseo que éste sea un acontecimiento magnífico para el pueblo brasileño y para todos los que lo sigan desde sus casas”.

Y si termina con final feliz para los holandeses, seguro que a Robben no le dolerá nada al recordarlo.