Arsenal- Blackburn, lo más destacado en Inglaterra

La titularidad de Fábregas en la tercera jornada, único posible recreo de una fecha insípida.

El capitán del Arsenal, Cesc Fábregas, podría ser el gran aliciente de la tercera jornada de liga en Inglaterra, cuyos emparejamientos anticipan escaso espectáculo, pero en la que se espera ver al español jugar su primer partido como titular con los "gunners" esta temporada.

El centrocampista se perdió el debut del Arsenal esta campaña ante el Liverpool, en Anfield, y participó menos de lo deseado por su afición en el encuentro del sábado pasado ante el Blackpool en el Emirates, donde el conjunto de Arsene Wenger se lució con una aplastante victoria por 6-0.

Este fin de semana, Fábregas y su equipo tienen cita con el Blackburn, un equipo que se situó cerca de la zona peligrosa de la tabla durante la pasada temporada.

Se ausentará de la convocatoria el nuevo fichaje del Arsenal, el defensa francés procedente del Sevilla Sebastien Squillaci, que para el sábado habrá entrenado sólo una vez con la plantilla de Arsene Wenger -el viernes-.

Expectante todavía a los posibles movimientos que deparará para los clubes ingleses la última semana de traspasos, Wenger trata de centrarse en el duelo de este fin de semana, pese a que el mayor interés de la prensa británica se encuentra ahora en los posibles acuerdos que aún podrían cerrarse entre entidades.

"Creo que el mercado de traspasos debería haber terminado ya, porque para los traspasos locales debería finalizar cuando empieza la competición", dijo el entrenador francés, a las puertas de arrancar la tercera semana de liga en la Premier League.

Con un Chelsea de nuevo líder en la tabla, el Arsenal iniciará esta semana su persecución, a dos puntos del defensor del título, pero con el aliciente de volver a recoger títulos tras un lustro de sequía.

No obstante, la misma facilidad que se prevé encuentren los "gunners" en el campo del Blackburn beneficiará al combinado de Carlo Ancelotti ante el Stoke en Stamford Bridge y al Manchester United en su casa contra el West Ham.

La obligación de estos indiscutibles nombres en la Champions (Arsenal, Chelsea y Manchester United) será sumar los tres puntos para evitar una distancia mayor de sus rivales más directos.

La misma exigencia deberá cumplir el Liverpool el domingo contra el West Brom, que acaba de ascender a la primera división inglesa y contra el que los de Roy Hodgson no se pueden permitir fallar.

Ante una jornada cuyos emparejamientos no anticipan un gran espectáculo, Wenger pidió como único requisito que los árbitros impidan convertir el terreno de juego en un campo de "rugby".

"Cuando ves cómo el defensa del Stoke Ryan Shawcross dio una patada al portero brasileño del Tottenham Heurelho Gomes o cómo Robert Huth empujó a Gomes en el gol, no puedes considerar que eso es fútbol", indicó el técnico del Arsenal apelando a la responsabilidad de los árbitros.

Uno de los duelos que más atención podría reunir el sábado será el Tottenham-Wigan, que enfrentará a los recién clasificados para la Liga de Campeones con un equipo, entrenado por el español Roberto Martínez, que ha acumulado diez goles en contra en los dos primeros partidos.

Por su parte, el millonario Manchester City, nuevo club de David Silva, viajará el domingo para verse con el Sunderland en el Stadium of the Light, visitado esta semana por la delegación de la FIFA que evaluó en los cuatro últimos días las instalaciones propuestas por la candidatura de Inglaterra para albergar el Mundial de 2018.

Mientras, el Everton de Mikel Arteta considera que afrontará una prueba difícil contra el Aston Villa, después de que ese equipo perdiera en la jornada anterior por 6-0 contra el Newcastle.

"Ese resultado que tuvieron el fin de semana probablemente lo hace más difícil para nosotros. Estarán un poco heridos y querrán salir y demostrar que fue algo extraordinario", señaló en rueda de prensa el centrocampista del Everton Leon Osman.