Sao Paulo recuperó el sueño de abrir el Mundial 2014

Corinthians será el encargado de crear el escenario deportivo.

Sao Paulo recuperó su sueño de abrir el Mundial de Brasil-2014 con el anuncio de la construcción del estadio del popular club Corinthians, aunque para concretarlo deberá pasar un complejo proceso de readaptación del proyecto y tendrá que contar con la aprobación de FIFA.

Con el anuncio del Corinthians y un acuerdo entre las autoridades de Sao Paulo y el titular de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), Ricardo Teixeira, la mayor urbe de Brasil respiró aliviada tras estar envuelta en la incertidumbre y a un paso de quedar fuera de la histórica justa.

"Corinthians salvó el Mundial en Sao Paulo", dijo el lunes el ministro de Deportes, Orlando Silva. El gobierno de Luiz Inacio Lula da Silva venía ejerciendo presión para que Sao Paulo estuviera sí o sí en el Mundial.

El lunes el presidente de Corinthians, Andrés Sanchez, el alcalde de Sao Paulo, Gilberto Kassab, y el gobernador del estado, Alberto Goldman, presentaron en un acto el diseño del nuevo estadio del club, el 'Fielzao', proyectado en la zona popular de Itaquera.

Las autoridades dieron un espaldarazo a la directiva del 'Timao' (Equipazo) tras la 'bendición' de Teixeira y adoptaron el nuevo estadio como el escenario oficial de Sao Paulo de cara a la Copa, dejando atrás el manto de dudas erigido en torno al gigantesco Morumbí, del club archirrival Sao Paulo, y el discutido proyecto de construcción de otro en Pirituba (interior, a 150 km).

"Fuimos a la CBF y pedimos una última chance para el Morumbí, que fue vetado. Dijimos que Pirituba era inejecutable, y la alternativa entonces fue este escenario del Corinthians", dijo Goldman el martes en el acto.

La construcción básica del estadio de la 'Nación Corinthiana', único club grande brasileño que no tenía escenario, costaría unos 300 millones de reales (170,5 millones de dólares al cambio). El coliseo tendría capacidad para 48.234 aficionados.

El proyecto, que se iniciaría en 2011 y finalizaría en 2013, emergió tras una asociación con la gigante constructora local Odebrecht, que lo financiará a cambio de explotar su nombre por entre 11 y 15 años.

El anuncio oficial estaba previsto para el martes de noche durante los festejos de los 100 años de vida que Corinthians cumple el miércoles.

"No quiero saber cuanto costaron los estadios en Africa (por el Mundial 2010). Aqui Brasil es diferente", dijo sobre el proyecto Sánchez, amigo y aliado de Teixeira y jefe de la 'Seleçao' brasileña en Sudáfrica-2010.

Desde la adjudicación del evento a Brasil, Sao Paulo expresó que quería acoger la apertura del Mundial, pero aún no había definido un estadio luego de que la FIFA desestimara al Morumbí -casi 70.000 personas- por falta de fuentes financieras para costear las obras de remodelación por unos USD 160 millones.

Sin definiciones y con el tiempo corriendo, otras ciudades como Belo Horizonte (sudeste) y Porto Alegre (sur) entraron en liza expresando interés en la apertura con proyectos que están más adelantados y eso puso a Sao Paulo contra las cuerdas.

A pesar de la euforia y de que los paulistas colocaron el estadio en la lista mundialista, la CBF dijo que oficialmente el escenario no está aprobado.

"El proyecto no fue aprobado. Será enviado al Comité Organizador de FIFA y, si precisa adecuarse, eso será hecho", dijo al canal SporTv el director de prensa de la CBF, Rodrigo Paiva.

El principal problema para que reciba la apertura del Mundial es la capacidad, pues la FIFA exige 65.000 lugares, aunque el titular corinthiano aseguró que de cara a la Copa podría ser ampliadas las tribunas. Eso elevaría el costo a 335 millones de reales (USD 190,4 millones).

Precisamente los costos y uso de fondos públicos eran otro de los puntos discutidos, pero las autoridades y Corinthians dijeron que todo será privado.

Una reciente encuesta indicó que 57% de los brasileños estaba contra el uso de dinero público para construir o reformar estadios del Mundial.