Bolivia, indignada con el árbitro tras 'criminal' entrada a Guillermo Argüello

Directivas del equipo boliviano agradecieron, no obstante, la atención que Deportes Tolima prestó al jugador lesionado.

El mundo del fútbol de Bolivia amaneció indignado con el árbitro venezolano Juan Soto por su decisión tras la "criminal" entrada que provocó la lesión del volante paraguayo de Oriente Petrolero Francisco Argüello.

Más que por la derrota por 2-0 y la eliminación que sufrió el equipo 'refinero' en el partido de vuelta de la Copa Sudamericana que jugó el martes frente a Deportes Tolima en Colombia, fue la actuación del juez la que airó a prensa, expertos y a ex jugadores, tras conocerse la rotura interna de tibia y peroné del jugador.

"Lo del árbitro fue vergonzoso, debió ser expulsado", se lamentó al diario El Deber de Santa Cruz el dirigente de Oriente Petrolero Nolberto 'Paye' Callaú, quien fue artífice del fichaje del paraguayo por el equipo 'verdolaga', y que criticó duramente que el infractor sólo mereciera la cartulina amarilla.

El rotativo cruceño, además, expresa su incomprensión por la decisión del árbitro, que estaba "a dos metros" de la acción en la que "Hurtado lo esperaba (a Argüello) con una plancha que le provoca una lesión que paralizó a casi todo el estadio".

Asimismo, criticó el mal arbitraje el periódico El Día, también de Santa Cruz, que opinó que el volante colombiano debió ser expulsado y no sólo amonestado por el juez venezolano.

Los medios de La Paz no se quedaron atrás y también lamentaron la lesión del paraguayo y la "errónea" decisión del colegiado Soto.

Para La Prensa, el árbitro no acertó "sólo mostrando la tarjeta amarilla", y tuvo que ser el técnico del Tolima, Hernán Torres, "quien en una decisión acertada ordenó el cambio de Hurtado para calmar los nervios".

También La Razón se unió a las críticas, ya que en su opinión "el infractor debió ser expulsado".

"El árbitro vio paralogizado la doble fractura y quedó con sentimiento de culpa. Ya había cobrado la falta y sólo había mostrado un cartón amarillo", relata.

En el mismo rotativo, el analista Lorenzo Carri criticó el doble rasante del árbitro en el encuentro, que "echó a (Danilo) Peinado y (Gustavo) Bolívar por trenzarse tontamente, una severidad que le pareció suficiente, y después fue increíblemente blando cuando Hurtado salió a golpear como lo hizo".

Futbolistas bolivianos destacados mostraron su apoyo a Argüello en declaraciones a varios medios.

El delantero Diego Cabrera, del Deportivo Pasto colombiano, aseguró que "no imaginó que fuera tan grave, ojalá que se pueda recuperar pronto", mientras que el defensa de Colón argentino, Ronald Raldes, expresó su deseo de recuperación en "unos momentos cuando uno más necesita el aliento de los amigos".

Según la prensa deportiva cruceña, Argüello se quedará en Colombia al menos por 10 días, donde será intervenido quirúrgicamente.

"Lo importante ahora es recuperarme lo más antes posible, tratar de volver a las canchas. Ahora me tocará trabajar el doble para recuperarme", alcanzó a declarar el volante al periódico El Deber.