Chelsea le empató a Liverpool en el último aliento

John Arne Riise marcó un autogol en el último minuto de los descuentos y Chelsea empató el martes 1-1 a domicilio contra el Liverpool en su partido de ida por las semifinales de la Liga de Campeones.

Riise intentó despejar de palomita un centro desde la banda izquierda de Salomon Kalou, y en cambio envió el balón al fondo de las redes ante la mirada incrédula de su portero español Pepe Reina.

Inmediatamente después del gol del zaguero noruego, que le cayó como un balde de agua fría a la afición de los Reds en su estadio Anfield, el árbitro pitó el final del partido.

Para el Chelsea es un gol de oro por el valor doble que tiene en caso de un empate.

Dirk Kuyt anotó por Liverpool a los 42 minutos en una jugada algo fortuita, cuando John Terry despejó un balón que quedó cerca del área de Chelsea, el holandés peleó la pelota y le llegó a su compañero Javier Mascherano. El argentino pellizcó el remate pero el esférico le cayó cerca del arco a Kuyt, que venció al arquero Petr Cech con una media volea.

El partido de vuelta es el 30 de abril en el estadio Stamford Bridge de los Blues.

Liverpool busca su tercera final de la Champions en los cuatro últimos años. En las dos ocasiones anteriores eliminó a Chelsea en semifinales.

Barcelona recibe a Manchester United el miércoles en el inicio de la otra serie. Liverpool tuvo la mayoría de las pocas oportunidades de gol.

La primera llegó a los 13, cuando Kuyt quedó en un mano a mano con Cech pero al bajar la pelota de pecho se le fue larga y Cech alcanzó a despejar.

Al filo de la media hora, Fernando Torres fue habilitado por un excelente pase entre líneas del capitán del Liverpool Steven Gerrard, pero el portero de los Blues volvió a tapar el balón.

Torres jugó con la pólvora mojada y no demostró la puntería con la que lleva 30 goles con la camiseta del Liverpool, incluyendo cinco en la Champions.

Gerrard sonó las campanas de alarma a los 85, con un potente remate al ángulo que Cech alcanzó a desviar por encima del travesaño.

A los 67, Florent Malouda tuvo una de las oportunidades más claras de Chelsea, pero su remate se fue apenas desviado por el palo derecho.