El Barça busca recuperar el prestigio perdido en Europa

El Barcelona se enfrentará este martes en Gelsenkirchen al Schalke 04, en partido correspondiente a la ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones, con diversos objetivos, el principal recuperar algo de crédito con un buen resultado después de la crisis de fútbol aguda que padece la entidad catalana.

El conjunto que entrena Frank Rijkaard se verá las caras con un rival claramente inferior en técnica, control del partido y movimiento del balón, pero superior en cuanto a coraje y mordiente como es el Schalke, un oponente que puede alinear a un once con una media de altura de 1,85 metros y que tiene en las jugadas de estrategia su mejor arma.

Así, una buena parte de los goles anotados por el equipo alemán, tercero en la Bundesliga tras el Bayern y el Hamburgo, proviene de remates de cabeza, faceta en la cual destaca por encima de todos el ariete Kevin Kuranyi.

Para contrarrestar este fútbol y esta dinámica en la que la entidad alemana pretende envolver el partido, con la colaboración inestimable de 60.000 fervientes seguidores que llenarán por completo el Veltins Arena, al Barça le queda un trabajo arduo para frenar las embestidas que sufrirá a docenas durante todo el partido.

Rijkaard ha podido incorporar a la lista de convocados a dos de sus piezas básicas, pero que no estarán al cien por cien de sus capacidades. Se trata de Gaby Milito y Rafael Márquez, el dúo de centrales con el que el conjunto catalán mejor se ha encontrado pero que, desgraciadamente para el Barça, escasamente lo ha podido rentabilizar en los últimos meses por la lesión del mexicano.

Una vez recuperado del edema óseo, se espera que Márquez pueda regresar al equipo titular, y por lo tanto el Barça podrá alinear a su defensa de gala: Puyol, Márquez, Milito y Abidal. No obstante, debido a la poca fiabilidad que pueda ofrecer el mexicano, y para atajar el juego por alto que se espera en el Schalke, no se descarta que Rijkaard alinee de entrada a Liliam Thuram, corpulento central que tiene como principal característica el juego aéreo.

Más difícil será descubrir antes del partido los planes que tiene el técnico para el centro del campo: si un equipo que mueva el balón e intente hacerse con el control de partido, o un grupo rocoso y nutrido de mimbres, donde jugadores como Gudjhonsen, Touré o Edmilson cobrarían tanto importancia como Xavi o Iniesta.

Después del duro golpe que ha representado para el Barça la derrota el sábado en Sevilla ante el Betis, resulta un interrogante descubrir si Rijkaard apostará por un equipo conservador o mantendrá inalterable su sello futbolístico.

El desastre de Sevilla pesa mucho y los jugadores del Barcelona han salido muy tocados del nuevo tropiezo, que les ha dejado a siete puntos del Madrid y con la Liga casi inalcanzable a falta de ocho jornadas.


El Barca se juega a un carta esta temporada y toda su apuesta pasa por la Liga de Campeones, competición que obtuvo hace dos temporadas en París, al vencer al Arsenal por 2-1. La diferencia entre ambos escenarios radica en que el Barca actual es una sombra del equipo intratable del 2006. Este se presenta a estas alturas del campeonato tocado en el orgullo y sin poder disponer de algunas de sus piezas básicas, como Ronaldinho, Deco y Messi, los tres lesionados.

El Schalke 04 viene de empatar a cero goles su partido en la Bundesliga contra el Karlsruher SC en Gelsenkirchen, aunque se ha beneficiado de otros resultados y ha ascendido a la tercera posición.

El equipo que dirige Mirko Slomka no podrá disponer para el encuentro de mañana con el croata Ivan Rakitic, que se lesionó en un tobillo durante un entrenamiento, mientras que tampoco estará en la convocatoria Jermaine Jones, por sanción. El uruguayo Gustavo Varela, con problemas de tiroides, tampoco podrá jugar, pero sí su compatriota Vicente Sánchez, aunque no es un habitual en el once titular.

El Schalke cuenta con un portero joven como es Manuel Neuer, el héroe de Oporto, donde el equipo alemán consiguió gracias a los penaltis eliminar al equipo portugués y alcanzar los cuartos de final. En la zaga, el equipo germano alinea con un póquer de jugadores casi inamovibles, como son los brasileños Rafinha y Bordon (capitán), el serbio Mladen Krstajic y el lateral izquierdo Heiko Westermann.

La lesión de Rakitic podría dar entrada a Grossmüller, que acompañaría a los tres jugadores que se presentan como titulares en el centro del campo: Fabian Ernst, Halil Altintop y Christian Pander. En ataque, el Schalke apostará por su dúo más tradicional y goleador: Gerald Asamoah (6 tantos en la Liga) y Kevin Kuranyi (9 tantos).

El Schalke-Barca es el primer encuentro entre ambos conjuntos, mientras que para la entidad alemana, que cuenta con una Copa de la UEFA (1996-97), los cuartos de la Champions es el recorrido más exitoso que ha realizado nunca en la máxima competición

Alineaciones probables:

Schalke 04: Neuer; Rafinha, Bordon, Krstajic, Westermann; Grossmüller, Ernst, Altintop, Pander; Asamoah y Kuranyi

FC Barcelona: Valdés; Puyol, Milito, Márquez o Thuram, Abidal; Xavi, Touré, Gudjhonsen, Iniesta; Henry y Eto'o

Árbitro: Kyros Vassaras (Grecia)
Estadio: Veltins Arena (61.481 espectadores)