El Oporto estará en la 'Champions' pese a escándalo de soborno

El Oporto tiene asegurada su participación en la próxima Liga de Campeones, después de que fuentes de la UEFA confirmase este lunes a varios medios lusos que la Comisión de Control y Disciplina no analizará este caso antes del inicio de la prueba.

El pasado viernes la UEFA revocó la exclusión del Oporto de la Liga de Campeones por el intento de soborno de árbitros en el campeonato nacional, aunque dejó abierta la puerta a que el club luso no pudiese participar en la próxima edición de la máxima competición de clubes.

La UEFA decidió entonces devolver el caso a la primera instancia, la Comisión de Control y Disciplina de la UEFA, para iniciar un nuevo proceso, aunque fuentes del organismo futbolístico aseguraron este lunes que este análisis no se realizará antes del inicio de la Liga de Campeones, lo que permite al Oporto participar en la prueba.

Fuentes del club luso no quisieron pronunciarse sobre este extremo, ya que, explicaron, todavía no han sido notificados de esta decisión de la UEFA.

De esta forma, el conjunto blanquiazul logra su objetivo cuando presentó el recurso ante el Comité de Apelación de la UEFA de retrasar la sanción y poder participar en la próxima edición de la Liga de Campeones.

Sin embargo, el campeón portugués podría ser finalmente sancionado en caso de que la Comisión de Control y Disciplina le encuentre culpable después de analizar nuevamente el caso y escuchar a Benfica y Vitoria de Guimaraes.

El Comité de Apelación consideró que era necesario que estos clubes se pronunciasen, pues una eventual exclusión del Oporto implicaba la entrada directa en la competición de Liga de Campeones.

El club luso fue sancionado por intento de corrupción en la temporada 2003-04 en el caso denominado "Silbato final", que deriva del caso de corrupción conocido como "Silbato Dorado", aún pendiente de juicio en los tribunales ordinarios.

El presidente del Oporto, Nuno Pinto da Costa, fue condenado el pasado 9 de mayo a dos años de inhabilitación por este caso, mientras que el club recibió la sanción de 150.000 euros y la pérdida de seis puntos, aunque esto no impidió que el equipo se hiciese con su tercer campeonato nacional consecutivo.

El caso "Silbato final" se cerró además con la condena de descenso de categoría al Boavista por probados actos de coacción sobre los árbitros en un partido frente al Benfica, en enero de 2004, y la retirada de tres puntos al club Uniao de Leiría por tentativa de corrupción en un choque de la misma temporada.

Temas relacionados