Juan Pablo Ángel volvió para marcar el gol del triunfo

El delantero paisa Juan Pablo Ángel superó los dolores musculares que lo dejaron por fuera una semana de las canchas y fue el autor del gol que le permitió a su equipo de los Red Bulls de Nueva York ganar por 1-0 al Chivas USA.

El partido adelantado de la undécima jornada de la Liga Profesional de Fútbol (MLS) estadounidense mostró al goleador colombiano con molestias físicas que fueron más evidentes en la recta final del partido, pero al minuto 75 marco el del triunfo con remate perfecto de cabeza.

La clase de Ángel permitió a los Red Bulls olvidarse de las dos últimas derrotas cosechadas ante el Fire de Chicago y el Dynamo de Houston para volver a ser un equipo ganador.

El goleador logró el segundo de su cuenta personal en lo que va de la actual temporada y ambos han sido de oro porque le han dado dos triunfos a su equipo, el primero fue de visitantes ante el Galaxy de Los Angeles.

La jugada del gol se inició en el centro del campo donde Chris Leitch se hizo con el balón para pasarlo al extremo derecho Dane Richards, el delantero más activo del Red Bulls, que metió un centro medido a la cabeza de Angel que sobre la marcha remató imparable para el arquero del Chivas USA, Brad Guzan.

El gol hizo justicia a las mejores oportunidades que tuvieron los jugadores de los Red Bulls que dirige el entrenador colombiano Juan Carlos Osorio, que volvió a tener las bajas importantes del centrocampista de origen argentino Claudio Reyna y del delantero Jozy Altidore, que tiene todo listo para llegar al fútbol español.

Altidore, el fenómeno de 18 años, confirmó antes del partido que la MLS ya había llegado a un acuerdo con el Villarreal FC para que la próximo temporada pueda jugar en el fútbol español.

Ante las ausencias de Altidore y Reyna, Osorio se valió de un esquema 4-5-1, colocando a Ángel como su único artillero y al final fue el que le salvó la apuesta con tres puntos de oro.

Chivas USA no pudo mantener su racha de tres triunfos consecutivos, aunque tuvo varias oportunidades claras de gol, que al final no iban a concretarse.

La más clara se dio después de un balón enviado por Jesse Marsch que llegó a Sacha Kljestan y atacó la portería defendida por Jon Conway, que le ganó la acción individual para robarle un gol cantado.

Temas relacionados