Jugadores peruanos niegan haber sido sobornados para perder en Mundial 78

El capitán de la selección peruana de fútbol en el Mundial de 1978 y otros dos jugadores de ese plantel negaron haber recibido dinero para dejarse golear por Argentina, que así pasaría a la final y eliminaría a Brasil, tal como lo denunció el hijo de uno de los jefes del cartel de Cali.

El ex capitán Héctor Chumpitaz y los jugadores Jaime Duarte y José Velásquez rechazaron las acusaciones del colombiano Fernando Rodríguez, quien aseguró que los seleccionados peruanos recibieron dinero para dejarse golear por Argentina (6-0), la selección anfitriona y a la postre vencedora de ese Mundial.

Rodríguez señala en su libro "El Hijo del Ajedrecista 2", que saldrá a la venta en los próximos días en Colombia, que el desarticulado cártel de Cali aportó dinero para que los peruanos se dejaran ganar.

El autor de "El Hijo del Ajedrecista" , con presuntas anécdotas e historias de los jefes del narcotráfico colombiano de las que dice haber sido testigo, es hijo de Gilberto Rodríguez ('el Ajedrecista') y sobrino de Miguel Rodríguez ('El Señor') , dos capos del cártel de Cali presos en Estados Unidos.

En ese contexto, Héctor Chumpitaz exigió que Fernando Rodríguez muestre pruebas, en lugar de "mancillar la honra" de los jugadores peruanos, informó la agencia oficial Andina.

"Yo pongo las manos en el fuego por mi equipo. Voy a hablar con mis compañeros para emitir un comunicado y expresar nuestro enojo luego de tantos años", anotó Chumpitaz.

Jaime Duarte, por su lado, también restó importancia a las declaraciones de Rodríguez
"Cómo le van a hacer caso a un delincuente que sólo quiere vender su libro la próxima semana. Son estupideces que desde hace 29 años vienen con cada historia, porque no hay ninguna prueba", indicó Duarte.

La victoria argentina sobre Perú, que clasificó a la albiceleste para la final contra los Países Bajos, ha sido objeto de sospecha desde 1978, tanto por lo abultado del resultado como por las circunstancias en las que se produjo.

Argentina organizó el Mundial bajo el gobierno de una Junta Militar, instaurada en 1976 y que gobernó hasta 1982.