La victoria del Chelsea sobre el Manchester puso la Premier al ‘rojo vivo'

La victoria en Stamford Bridge del Chelsea ante el Manchester United dejó este sábado abierta la resolución de la "Premier".


Jornada de contratiempos para la plantilla que dirige el veterano Alex Ferguson. Los "diablos rojos" titubearon en Londres y fueron incapaces de rematar la campaña con el que hubiera sido su décimo título liguero.

En cambio, se complicaban la existencia en un estadio en el que las estadísticas nunca les han sonreído.

A falta de dos jornadas para concluir la temporada, el Chelsea asestaba un golpe fortísimo al oponente del Barcelona en la Liga de Campeones, ante el que resolvía por 2-1 gracias a un penalti transformado por el medio alemán Michael Ballack.

Los pupilos de Ferguson malgastaron la ocasión de proclamarse campeones de la Liga. La presión pudo con los "diablos rojos", que quedaron a merced del Chelsea en el primer tiempo, en el que el club de Londres se puso por delante con un gol de Ballack.

Los visitantes replicaron con una jugada de Wayne Rooney, propiciada gracias a una negligencia del zaguero portugués Ricardo Carvalho, pero un penalti pitado a favor de los "Blues" dio, de nuevo, a Ballack, la ocasión de hundir al United y mantener con vida la competición.

El resultado, además, perpetúa el récord de victorias consecutivas, 101, con la de este sábado, que atesoran los "Blues" en su estadio, donde no pierden desde 2004, cuando cayeron ante el Arsenal.

El club anfitrión iguala a 81 puntos en la tabla con la plantilla de Ferguson, aunque el United cuenta con ventaja en el número de goles anotados con respecto a los londinenses.

La situación extrema del Birmingham City, que sigue en la posición antepenúltima de la Liga, ayudó a este equipo a presionar al máximo al Liverpool del español Rafa Benítez.

Los discípulos del entrenador español sufrieron de lo lindo en su persecución por lograr el punto que necesitaban para asegurarse el cuarto puesto de la general, en el que ahora mantienen una distancia de nueve puntos sobre el Everton.

Los "Reds" expusieron carencias defensivas que les costaron un 2-0 inicial, marcador que los hombres de Benítez remontaron gracias al atacante inglés Peter Crouch y al israelí Yossi Benayoun.

El Liverpool, que jugará el martes en Stamford Bridge ante el Chelsea en la segunda eliminatoria de la Liga de Campeones, cumple con su objetivo en la Liga, guardando el cuarto lugar de la tabla.

Con la temporada salvaguardada, en White Hart Lane, el Tottenham Hotspur que entrena el técnico español Juande Ramos tan sólo logró empatar a uno en su encuentro ante el Bolton Wanderers, que contó, como es habitual, con Iván Campo en su once titular.

El Fulham remontó un 2-0 ante el Manchester City para terminar ganando el partido por 3-2, aunque continúa ahogado en la zona de descenso con 30 puntos; mientras que un gol en propia meta anotado en el ultimo minuto por el jugador del "Boro" Emanuel Pogatetz ayudaba al Sunderland del irlandés Roy Keane a rematar con un 3-2 a su favor su encuentro ante el Middlesbrough.

En el estadio londinense de Upton Park se vivió otro choque vibrante entre el local West Ham United y el Newcastle United, que se saldó con un marcador de empate a dos. El partido disputado entre el Wigan y el Reading concluyó sin goles.

La jornada continuará mañana, domingo, con los partidos Everton-Aston Villa y Portsmouth-Blackburn Rovers y concluirá el lunes con el Derby-Arsenal.