Jüergen Klinsman fue destituido del Bayern Munich

Los malos resultados lo sacaron si haber cumplido un año al frente del equipo.

Víctima de los malos resultados, Juergen Klinsmann fue despedido el lunes como técnico del Bayern Munich, sin siquiera cumplir un año al frente del club más importante del fútbol alemán.

Klinsmann, quien dirigió a la selección de Alemania en la Copa del Mundo de 2006, fue informado el lunes por funcionarios del equipo que su despido entraba en vigencia de inmediato.

El club anunció que el técnico Jupp Heynckes se haría cargo del equipo de manera interina hasta el final de la temporada.

La suerte del timonel de 44 años, quedó echada por los pobres resultados recientes, entre ellos una derrota por goleada de 4-0 ante el Barcelona en los cuartos de final de la Liga de Campeones el 8 de abril.

Esa presión se hizo insostenible después de que el Bayern sucumbiese el sábado 1-0 ante el Schalke, lo que dejó al campeón reinante en el tercer lugar de las clasificaciones de la Bundesliga. Revalidar el título nacional es lo único que le sirve al Bayern para salvar la temporada.

Los asistentes de Klinsmann, el mexicano Martín Vásquez y Nich Theslof, también salieron del equipo.

"Esta ha sido una decisión muy difícil de tomar", declaró el presidente del club, Karl-Heinz Rummenigge. "Pero los resultados de las últimas semanas, la forma como se dieron y, sobre todo, el estar a cinco fechas para el final de la temporadas, nos obligaron a tomar medidas responsables por el club".

Rummenigge indicó que, por ahora, el equipo no tiene sobre el tapete el nombre de un técnico para que asuma de manera permanente.

Klinsmann se ganó su reputación como técnico al renovar a la selección nacional, a la cual llevó al tercer lugar como local en el mundial de 2006. Bajo su batuta, el cuadro germano se caracterizó por su juego de ataque.

Su puesto en el Bayern, el equipo más laureado en Alemania y con quienes firmó por dos temporadas, fue su primero al frente de un club.

Pero nunca pudo cumplir con las altas expectativas tras reemplazar a Ottmar Hitzfeld, quien el año pasado los condujo al doblete de la liga y el torneo de copa.

El juego del Bayern estuvo marcado por su monotonía, particularmente después de la pausa de invierno.

La noticia del despido tomó por sorpresa a Klinsmann, quien posiblemente creyó que la derrota el domingo del líder Wolfsburgo hubiese demorado la decisión del despido.

"Por supuesto que estoy muy decepcionado en este momento", declaró Klinsmann, quien le dio las gracias al club, aficionados y empleados por un "ciclo memorable".

"Hemos puesto las fundaciones para el futuro", añadió. "Sigo creyendo que este club puede salir campeón de Alemania esta temporada".

Klinsmann no quiso referirse a sus futuros planes. Cuando asumió el cargo del Bayern, dejó su residencia en California para volver a Alemania.

Temas relacionados