La gripe porcina enfermó al fútbol en América

El miedo causado por la enfermedad retumbó en el fútbol del continente.

El resto del torneo Sub-17 y el segundo partido de la Liga de Campeones a disputarse ambos en México fueron suspendidos el lunes por la CONCACAF ante la gripe porcina en ese país, mientras grandes equipos del fútbol mexicano decidieron seguir jugando sin público para apoyar las medidas contra la enfermedad.

La CONCACAF, que regula el fútbol en el norte y centro de América y en el Caribe, dijo que su torneo para jugadores con menos de 17 años que se realizaba en la ciudad noroccidental de Tijuana, en la frontera con Estados Unidos, quedó cancelado.

Costa Rica, Honduras, México y Estados habían ganado boletos para la Copa Mundial Sub-17. Para el miércoles estaba programada la final y para el sábado la contienda por el tercer sitio.

El partido de vuelta en la final de la Liga Campeones de la CONCACAF entre los clubes mexicanos Cruz Azul y Atlante estaba previsto para el miércoles en Cancún, pero ahora se llevará a cabo el martes 12 de mayo a las 9 de la noche hora local, anunció el organismo en un comunicado. Atlante tiene ventaja tras ganar por 2-0 el partido de ida.

Los aplazamientos fueron decididos para “salvaguardar la salud de los jugadores, oficiales y fanáticos” , dijo la CONCACAF, horas después de que el gobierno mexicano anunció el cierre de las escuelas en todo el país como parte del reforzamiento de las acciones contra la gripe porcina que ha dejado al parecer 149 muertos en México, de los cuales 20 son atribuidos oficialmente al mal.

El Campeonato de Fútbol Playa CONCACAF en Puerto Vallarta, programado para comenzar el miércoles, continuará hasta el domingo, y el martes se tomará una decisión final al respecto.

En la liga mexicana del balompié profesional, tres partidos con la participación de equipos de la ciudad de México fueron jugados el fin de semana a puerta cerrada, en una disposición que podría continuar porque la capital es el foco del brote de la influenza porcina. La Federación Mexicana de Fútbol podría anunciar sus planes específicos en el transcurso del lunes.

Las medidas han comenzado a incidir en el béisbol profesional. Uno de los principales equipos capitalinos mudó sus encuentros de esta semana al norte de México y una competencia de clavados en la capital mexicana, encabezada por delegados chinos, fue disputada el fin de semana sin espectadores.

“Vamos a esperar a ver cómo evoluciona el brote”, dijo el lunes una vocera de la federación nacional de fútbol, quien indicó que no estaba autorizada a identificarse ante la prensa. “No hay todavía una política general, todo depende de lo que decidan los equipos por su cuenta”.

El club capitalino Cruz Azul ya anunció que jugará a puerta cerrada otra vez el sábado en su partido contra los Indios de Ciudad Juárez. El Cruz Azul jugó el sábado en un estadio vacío en Pachuca, localizada a unos 55 kilómetros (35 millas) de la capital.

Varios equipos han estado practicando con la ausencia de aficionados.

La selección mexicana, con su nuevo entrenador Javier Aguirre, ha cerrado sus entrenamientos en su campo en el sur de la capital nacional.

El temor por la propagación del brote ha seguido a equipos mexicanos cuando viajan a otros países.

Los Chivas llegaron el lunes a la capital chilena de Santiago y, al igual que otros pasajeros del avión en que arribaron, los jugadores fueron revisados para detectar posible fiebre. Los futbolistas tuvieron también que contestar cuestionarios con aspectos médicos.

El llamado “rebaño sagrado” enfrentar el miércoles al club chileno Everton en la Copa Libertadores, el torneo más prestigioso del fútbol latinoamericano. Ahora se juega la última ronda por grupos y los dos equipos pueden todavía clasificar a la siguiente fase.

El equipo mexicano América tiene previsto para el miércoles un encuentro amistoso en una visita al Fire de Chicago en el fútbol profesional de Estados Unidos.