Real Madrid se despide de Irlanda

El equipo regresa a España y se alista para la Peace Cup.

El Real Madrid completó su último entrenamiento en Maynooth, sin el portugués Pepe que sigue con molestias por el fuerte golpe recibido en el amistoso del pasado lunes, en una sesión física que acabó con series de disparos a puerta de los delanteros con Gonzalo Higuaín especialmente acertado.

Después de nueve días de intenso trabajo, el Real Madrid cerró su primera fase de pretemporada en Irlanda con la última sesión en el campo principal del Carton House Hotel.

No estuvo, por segundo día consecutivo, Pepe, ausente desde que el lunes recibiese un golpe ante el Shamrock Rovers.

Tampoco estuvo con el grupo el canterano lesionado Miguel Palanca, pero sí Ruud Van Nistelrooy y Mahamadou Diarra en los primeros 45 minutos de trabajo físico, en los que Manuel Pellegrini subió la intensidad en las series de carrera.

Posteriormente los dos jugadores, que están en la recta final de la recuperación de sus lesiones, se separaron del grupo para completar trabajo específico. El malí estuvo bromista cuando se cruzaba por la zona donde estaban ubicadas las cámaras de televisión y los periodistas, a los que recordó su derrota por 4-2 en el habitual partido de pretemporada entre cuerpo técnico y trabajadores del club ante los enviados especiales.

Al trabajo físico se le sumaron las habituales rondas, que dejaron bromas entre jugadores, y una serie de lanzamientos a puerta final de los delanteros.

Con centros desde las bandas de Royston Drenthe y Gabriel Heinze, Raúl González, Higuaín, Karim Benzema, Cristiano Ronaldo y Álvaro Negredo ensayaron primero disparos desde la frontal y finalmente el remate.

En los disparos lejanos ganó Higuaín, que firmó tres bellos tantos, por uno del resto de sus compañeros salvo Benzema. El desacierto del francés, que siempre chutó entre los palos, lo compensó en los remates posteriores. A menos metros de la portería se muestra como un jugador letal y mandó a la red los centros que recibió.

La plantilla del Real Madrid comerá en el hotel de concentración antes de partir en autobús, para completar los 25 kilómetros que separan Maynooth de Dublín, desde donde volarán en un chárter a Madrid.

El jueves los jugadores blancos tendrán día de descanso y el viernes volverán al trabajo en Valdebebas, con doble sesión, para comenzar a preparar su participación en la Peace Cup.

Temas relacionados