El torneo argentino no empezará el 14 de agosto

La grave crisis económica por la que atraviesan varios equipos argentinos, atrasó el inicio del campeonato.

Los dirigentes del fútbol argentino ratificaron este martes que el torneo de la Primera División no comenzará el próximo día 14 al no llegarse a un acuerdo con la empresa que tiene los derechos de televisión, a la que han recurrido para pagar las abultadas deudas que los clubes mantienen con los jugadores.

La decisión, que también incluye a las demás categorías, fue adoptada por “unanimidad” en una reunión que mantuvo esta noche el comité ejecutivo de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), presidida por su titular, Julio Grondona.

“La televisión puede ofrecer alguna colaboración para solucionar este problema. Queremos que se ofrezcan cifras de acuerdo a lo que da el fútbol. Tenemos que esperar, la situación no es fácil”, dijo Grondona al cabo de la reunión.

El máximo dirigente del fútbol argentino aseguró que los clubes están “luchando a muerte” para resolver este conflicto e insistió en que el objetivo es que la televisión “dé lo que corresponde”.

Grondona ya había dado señales negativas horas antes de la reunión del comité ejecutivo, cuando indicó que “hoy por hoy no hay fútbol” tras entrevistarse con Ricardo Echegaray, titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), uno de los acreedores que tienen los clubes.

Antes de que comenzara la reunión de los principales dirigentes del fútbol, unas 100 personas llegaron por sorpresa a la sede de la AFA y, además de causar destrozos en los vidrios con piedras, gritaron consignas y pegaron carteles en contra de Grondona. “Grondona chorro (ladrón) y traidor. Renuncia ya”, decía una de las pegatinas de estos hinchas violentos.

Según un informe publicado este lunes por el diario La Nación, los clubes de la Primera División deben casi 700 millones de pesos (184,2 millones de dólares) a distintos acreedores, entre ellos los jugadores, la AFA y el Fisco.

Los futbolistas reclaman el pago de unos 10,5 millones de dólares adeudados para iniciar el torneo Apertura, cuyo comienzo estaba previsto para el 14 de este mes.

También han sido aplazados por las deudas con los jugadores los torneos de fútbol de la Segunda y la Tercera División
El Gobierno argentino, al que la AFA también ha recurrido en búsqueda de ayuda, afirmó la semana pasada que los dirigentes “tienen que resolver los problemas con el fútbol, con la televisión o con quienes quieran, pero no con el Estado”.

Temas relacionados