Así fue el extraño cobro