Así llegó Tahití a la Copa Confederaciones

Con un equipo de trabajadores y estudiantes, Tahití disputó la Confederaciones.

Foto: AFP
Foto: AFP

Tras competir en una Mundial Sub-20 en 2009, la presencia en la Copa Confederaciones que se disputa en Brasil es la experiencia internacional más importante de su historia. El cupo fue consecuencia del campeonato en la Copa de Naciones de la OFC.

El equipo bajo la dirección de Eddy Etaeta, de 43 años, armó una base de jugadores amateurs que también se desarrollan como estudiantes o trabajadores. Sólo cuenta con un profesional.

Dentro de los 23 convocados de Tahití para la Copa Confederaciones, hay ocho desempleados. En esa categoría entra el capitán, Nicolás Vallar. El compañero de la zaga central de Vallar, es escalador. Teheivarii Ludivion trepa para arreglar montes, montículos y terrenos peligrosos.

El lateral Jonathan Tehau, autor del gol histórico ante Nigeria, es repartidor de Coca-Cola en una parte de la isla. En el equipo está con sus hermanos y su primo, del mismo apellido: Alvin (mediocampista), Teaonui (atacante) y Lorenzo (mediocampista).

Ellos, con casi la totalidad de los convocados, son participes de una liga a la que no recurre más de 100 espectadores por partido. Un torneo que cuenta con solo 11 equipos. El único jugador profesional es Marama Vahirua, delantero del Panthrakikos de Grecia.

Así, luego de dos goleadas contundentes el equipo se despide de la participación más importante en la historia del onceno oceánico.

Clasificación a la Copa Confederaciones

El equipo tahitiano comenzó su camino por la Copa de Naciones compartiendo grupo con Samoa, Nueva Caledonia y Vanuatu. El primer partido contra Samoa lo comenzó ganando 10-1, seguido por un 4-3 contra Nueva Caledonia y 4-1 contra Vanuatu.

Tras terminar invicto su paso por la zona de grupos, venció por la mínima diferencia a Islas Salomón y finalizó ganándole 1-0 a Nueva Caledonia. Éste fue el primer campeonato mayor para la selección tahitiana.